China se comprometió a comprar deuda española

Durante la visita de la muy importante delegación de China a España que tuvo lugar la semana pasada, Li Keqiang, el vice primer ministro chino y firme candidato a convertirse en el 2.013 en el nuevo jefe de gobierno de la segunda potencia económica del mundo, fue recibido el día miércoles por el Rey Juan Carlos, el presidente Rodríguez Zapatero el ministro de Industria y la ministra de Asuntos Exteriores Trinidad Jiménez.

Estuvo también presente, como se informó en otras notas, la flor y nata del empresariado español y representantes de 40 importantes empresas del gigante asiático.

Li se vio muy halagado por la hospitalidad mostrada por todos los españoles y, en un tiempo en el que todos los mercados del mundo miran con lupa y cierta desconfianza a la economía de España, le dio un fuerte espaldarazo a la solidez de las finanzas de la península y a su capacidad de recuperación de la crisis económica global.

Según sus propias palabras, «He venido a dar un mensaje de la confianza. China confía en que el pueblo español va a superar con éxito la crisis». Y éstas no fueron meras palabras, ya que Li confirmó la intención del gobierno chino de adquirir más deuda pública española, de la que ya tiene alrededor del 20% de la que circula entre inversores extranjeros.

China afirmó estar dispuesta a comprar tanto bonos españoles como griegos y portugueses, por una suma de alrededor de 6.000 millones de euros, de acuerdo a fuentes gubernamentales españolas.

El viceministro de Comercio chino, Gao Hucheng, dijo textualmente que «La transacción se decidirá en función de la fecha, el volumen total de la emisión y su presentación en el mercado primario [emisiones del Tesoro] y secundario [negociada en el mercado]».

El hecho de que China apueste públicamente por la deuda española es muy importante ya que este país (en la actualidad el primer banquero del mundo, con más de dos billones de dólares en reservas de divisas) es, como subrayó ayer su viceprimer ministro, «un inversor responsable y a largo plazo» que estará con España «en las buenas y en las malas».

La administración de Rodríguez Zapatero espera que este fuerte envión dado por los chinos anime a otros países a seguir comprando bonos de la deuda pública española.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies