Después de tres años de pérdida de empleo, “resucita” en parte la industria automotriz

Los automóviles que se fabrican en España no se quedan en el país. El 90% de los coches fabricados en las fábricas españolas se destinan a otros países. Es por eso que la mejora en las exportaciones permitió subir un 11,8% la producción de enero a noviembre del año anterior, de forma tal que la patronal Anfac estima que las cifras definitivas para el año 2.010 indicarán una subida del 10% en las ventas hasta llegar a los 2.400.000 vehículos.

Esta es una cantidad todavía lejana comparada con los tres millones de unidades que se producían en promedio antes de la crisis económica global, la que se llevó por delante casi 20.000 puestos de trabajo en tres años.

De estos empleos 4.700 corresponden a los fabricantes de vehículos y más de 14.500 a las plantas que producen los componentes necesarios para ensamblarlos, de acuerdo a información oficial suministrada por las empresas.

Esta cifra no incluye la pérdida de empleo temporal, el primero en caer cuando se inició la crisis, y que ahora casi no existe en el sector. A pesar de toso, los fabricantes creen que dentro de lo oscuro del panorama, lo peor ya ha pasado y el balance del año pasado es mejor que el de los años precedentes. En el 2.010 se perdieron 1.400 empleos en las fábricas de coches, frente a los 2.300 del año anterior.

Rogelio Mena, el responsable del sector de la automoción de la UGT señala que «Muchos despidos se han evitado gracias al sacrificio de los trabajadores, que se han ajustado y han perdido parte de su renta, pero en los primeros seis meses del año apenas se utilizaron los expedientes por la mejora de la producción». Anfac coincide en que los fabricantes también amortiguaron la falta de empleo por la tremenda caída de la producción, gracias a medidas de flexibilidad, y cuando éstas no fueron suficientes, se recurrió a ERE temporales y no a despidos.

Casi no hay fábrica que no haya tenido que recurrir a un ERE temporal.
En la actualidad afectan a unos 25.000 trabajadores, pero no todos los autorizados se han acabado por cumplir por la mejoría de los pedidos en algunas terminales. Seat pudo por ejemplo desactivar en mayo del año pasado el 40% del ERE que tenía autorizado.

Lo concreto es que las 18 fábricas de coches instaladas en España sobrevivieron al cimbronazo de la crisis, no así un importante número de pequeñas industrias auxiliares, de las cuales han cerrado más de 40 desde el año 2.008 a la fecha.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies