En Argentina siguen los problemas pese al canje de la deuda

A pesar de los esfuerzos del gobierno de Argentina para llegar a un acuerdo con todos los inversores, la batalla legal que se viene desarrollando desde hace tiempo por el incumplimiento del pago de la deuda en el año 2.002 se está volviendo cada vez más complicada.

Aquellos acreedores de la administración de Cristina Fernández llamados “holdouts” que presentaron sus demandas en cortes de los Estados Unidos, ahora apuntan a los activos argentinos con mayor agresividad, lo que hace todavía más difícil el retorno pleno del país a los mercados internacionales de crédito.

Todo esto viene sucediendo en mayor o menor medida desde que en esa fecha se produjo un cese de pagos récord de 100.000 millones de dólares, hace casi ya una década.

En realidad la gran mayoría de los acreedores (92%) aceptaron ya asumir fuertes pérdidas en canjes con el Gobierno lanzados en el año 2.005 y el año pasado, pero todavía quedan unos 6.000 millones de dólares a los que no se ha llegado a ningún acuerdo y son los que permanecen en litigio.

El gobierno argentino afirma que de esa suma entre 4.000 y 4.500 millones de dólares están en manos de “fondos buitres” que se dedican a llegar a acuerdos por deuda incumplida en cualquier lugar del mundo. Estos fondos ganaron fallos millonarios contra la Argentina y pretenden cobrarlos a toda costa, tal como corresponde.

Una conocida profesora de leyes de la Universidad de Pennsylvania, Anna Gelpern, asegura que “Es demasiado dinero para que Argentina pague silenciosamente, y los ‘holdouts’ profesionales son difíciles de eliminar. Entonces sería necesario un gran giro político o un giro legal inesperado para romper el empate”.

Lo concreto es que los fondos buscan forzar un arreglo, al tiempo que el gobierno argentino dice que tiene prohibido por ley pagarles en mejores términos que a aquellos que entraron en los canjes.

La tercera economía de Latinoamérica hizo un canje de deuda impaga por 12.200 millones de dólares el pasado mes de junio y reabrió brevemente el canje en diciembre pasado, donde logró capturar otros 200 millones de dólares.

El Gobierno también canjeó el mes pasado unos 267 millones de dólares en bonos Brady impagos, emitidos por mercados emergentes principalmente en la década de 1990.

Por otra parte los funcionarios argentinos afirman que los canjes deberían eliminar algunas demandas judiciales y permitir que los jueces estadounidenses vean al país de mejor forma que la actual, a su juicio muy injusta.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies