Uruguay capta una inmensa inversión con una nueva planta papelera

El gobierno de Uruguay acaba de sellar en estos días un acuerdo con las empresas Stora Enso de origen finlandés y Arauco de capitales chilenos para construir en el departamento costero de Colonia una planta papelera que tendrá un costo estimativo de 1.900 millones de dólares, cifra que se convierte en la mayor inversión privada del pequeño pero pujante país de Latinoamérica.

Es ésta la segunda planta de obtención de celulosa que se instala en suelo uruguayo, después de la polémica construcción de la finlandesa Botnia en el departamento de Río Negro, que le trajo problemas con sus vecinos de Argentina por un tema de contaminación del Río Uruguay que todavía no han sido totalmente solucionados.

Esta planta de Botnia generó el que seguramente es el peor conflicto diplomático entre Uruguay y Argentina en toda la historia de hermandad de estos dos países rioplatenses.

Fueron cortados todos los puentes comunicantes entre las dos naciones sobre el Río Uruguay, produciéndole a los uruguayos, cuya economía depende en buena parte del turismo brasileño y argentino, muy grandes pérdidas económicas.

Pero en ese momento había otro proyecto para la construcción de una segunda Planta en Fray Bentos, que iba a estar a cargo de la empresa española Ence, la que viendo los problemas que se suscitaban por la Planta de Botnia decidió dejar sin efecto la construcción de la misma.

Finalmente, la española Ence debido a lo que oficialmente se dio a conocer como un cambio en su estrategia global, vendió en el año 2.009 todas sus operaciones en territorio uruguayo a Stora Enso y Arauco, que son propietarias del 50% de Montes del Plata, la firma que se creó en Uruguay para poner en marcha y llevar a cabo esta vez sin problemas el negocio de la nueva papelera en Colonia, aguas abajo de lo que sería el área de influencia de la ciudad de Buenos Aires y muy cerca de la desembocadura final en el océano Atlántico.

La futura nueva papelera va a estar operativa en el primer trimestre del 2.013 y va a producir 1,3 millones de toneladas de celulosa anuales.
Contará con una terminal portuaria propia y una central de energía para autoabastecerse.

La construcción de la fábrica le va a dar trabajo al menos a 3.200 empleados, pudiendo llegar la demanda a 6.000 personas cuando haya picos de trabajo de acuerdo a la etapa de la construcción.

Cuando ya está funcionado, generará 500 empleos directos y 5.000 complementarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies