El BCE teme más subidas en el precio de los alimentos

Los organismos internacionales temen varios riesgos en este escenario aparentemente post crisis económica. Y uno de los más preocupantes es el de la inflación, sobre todo en los países emergentes.

Una de las causas que más inciden en la subida de la inflación es el precio de los alimentos, los que según el Banco Central Europeo van a continuar por la misma senda de encarecimiento debido a la gran presión de la demanda y a una capacidad al parecer limitada de los oferentes como para mantener los precios bajo control.

El principal motivo del aumento de la demanda es la subida de las importaciones de los países emergentes, en especial China. Pero no es ésa la única razón de la subida de precios de los alimentos. Así lo explica el boletín mensual económico del BCE.

El trigo, a modo de ejemplo, sufrió en el 2.010 las consecuencias de un muy mal año climatológicamente hablando, además de las amenazas de proteccionismo que suscitó la crisis. A fines del 2.010 el trigo tenía un precio que era el 91% más alto que a comienzos del mismo.

En cuanto al maíz los recortes en la producción también contribuyeron a que el precio del mismo subiera un 57% durante el año. En el caso de la soja el incremento fue del 33% al igual que lo que sucedió con el azúcar.

También cambiaron las preferencias alimenticias, las que se desplazaron hacia la carne, el pescado y los lácteos. Para poder producir estos alimentos se necesita más alimento para el ganado, es decir que en Europa los cereales son cada vez más necesarios, ya sea para alimentar personas o ganado.

Algunos cultivos se usan en la fabricación de biocombustibles, como el maíz y el azúcar, por lo que su demanda sube unida al aumento del precio del petróleo a nivel global.

Para el BCE la oferta de alimentos tiene cierta capacidad de respuesta, pero no la suficiente como para contener la demanda y, por ende, los precios.

Todos estos “problemas” se ven reflejados en el precio de los alimentos ya elaborados para consumo humano que se encuentran en las góndolas de los grandes supermarkets. Esto trae aparejado irremediablemente la inflación que tanto preocupa a las autoridades del BCE.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies