Un Banco portugués deberá indemnizar a un cliente español

Un juzgado de Madrid, España, falló en las últimas horas a favor de un cliente del Banco Espirito Santo (BES) en España, debido a que el cliente contrató con el Banco dos productos de inversión que terminaron siendo afectados por la bancarrota del estadounidense Lehman Brothers en el año 2.008.

De acuerdo a la sentencia, la entidad deberá indemnizarlo con 200.000 euros ya que considera que la entidad no cumplió con el deber de dar información clara, correcta y oportuna al cliente para que éste pudiera decidir sobre el destino de su dinero.

El Banco ya adelantó que no está de acuerdo con la sentencia que se emitió el 19 de enero pasado y que va a presentar un recurso ante tribunales superiores.

Pero en España ya hay precedentes sentados, ya que entidades como Banif o Bankinter ya han resarcido a centenares de clientes que fueron también afectados por la caída del Lehman, de acuerdo a sentencias judiciales emitidas oportunamente.

En el caso específico del BES, el cliente, del cual sólo se saben las iniciales, contrató en el año 2.005 un seguro de vida de inversión estructurada en la oficina de Santander, con una prima de 100.000 euros.

El cliente no conoció los anexos del producto que había contratado sino hasta la quiebra de Lehman Brothers, ya que hasta ese momento no tenía en su poder ningún documento que informase que la inversión estaba siendo realizada a través del banco estadounidense.

También en el año 2.007 firmó un contrato financiero “extraño” sobre BBVA y Banco Santander.

En octubre del 2.008 le comunicaron que tanto el seguro como el contrato atípico estaban siendo afectados por la insolvencia del Lehman Brothers.

Pero en el caso del contrato atípico, la entidad reconoce haber puesto por error a nombre del cliente un bono de L.B. adquirido por BES como contragarantía. En este caso el error fue subsanado rápidamente y ahora el Banco portugués consta como emisor.

Pero con el seguro de vida BES sostiene que no hay incumplimiento porque el contrato y el riesgo eran “perfectamente conocidos” por el cliente, quien contaba con toda la documentación necesaria para decidir.

Ahora estrados superiores deberán decidir sobre el recurso presentado por la entidad bancaria lusa.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies