Brasil y Estados Unidos, unidos para trabajar en el “caso China”

En declaraciones efectuadas hace apenas un par de días, el secretario del Tesoro de los Estados Unidos, Timothy Geithner, aseguró que su país y Brasil van a trabajar juntos para presionar a los países que mantienen sus monedas subvaluadas para favorecer las exportaciones, en obvia alusión a la actual situación de China en el mercado internacional.

Geithner estuvo un día de visita en Brasil como parte de un plan de Washington de estrechar el vínculo con países aliados con miras a la eliminación de las distorsiones que provocó la crisis financiera global del 2.008 y el 2.009, cuyos efectos todavía son palpables en muchos países, como por ejemplo España.

Estados Unidos y Brasil aprovecharon la visita del funcionario para consensuar una posición común frente a la reciente propuesta francesa de regular los mercados de materias primas, lo que es visto con no muy buenos ojos por ambas naciones.

Aunque Geithner evitó mencionar directamente a China, atribuyó algunos de los recientes inconvenientes comerciales que tuvo Brasil a aquellos países “que entienden y defienden el valor de tener una moneda subvaluada”, en una elíptica pero clara referencia al yuan, la moneda china.

Aseguró que su país está “buscando una solución al respecto”.
Geithner dijo en el transcurso de un seminario en San Pablo que Estados Unidos tiene un interés común con Brasil y con otros importantes países emergentes para que el crecimiento después de la crisis sea equilibrado.

Sostuvo que Brasil y otros mercados emergentes no pueden enfrentar estas contingencias sólo a través de decisiones unilaterales de política monetaria, por lo que es imprescindible que el trabajo a realizar al respecto sea en conjunto y no en forma individual.

Ya la flamante presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, había identificado poco tiempo atrás al yuan subvaluado como una de las principales amenazas que tiene en la actualidad la bonanza económica de la primera potencia de Latinoamérica.

Una importante ola de importaciones baratas provenientes de China afectó en los últimos tiempos el balance comercial de Brasil y provocó la pérdida de miles de empleos en la industria manufacturera brasileña.

Es por eso que las autoridades del país esperan que un trabajo mancomunado con los estadounidenses ejerza una influencia combinada suficiente como para que el yuan se aprecie más rápidamente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies