Chile con inconvenientes en su capacidad energética

La semana anterior el gobierno de Chile anunció medidas de aplicación inmediata para evitar el racionamiento eléctrico al que se debería recurrir en caso contrario.

Estas medidas ponen en evidencia las deficiencias en el sistema de generación eléctrica del país, el que en los próximos diez años debería duplicar su capacidad generadora de energía para que ésta acompañe adecuadamente el desarrollo económico del país y así pueda dejarse atrás el subdesarrollo que todavía persiste en casi toda Latinoamérica.

El estado actual y la fortaleza de la matriz energética chilena volvió a ponerse en evidencia con el fenómeno de La Niña, que se caracteriza por frías temperaturas y que este año se manifestó de la manera más fuerte desde 1.975 provocando una grave sequía que afectó todas las centrales hidroeléctricas de la nación.

La crítica situación de la gran mayoría de los embalses obligó al presidente Sebastián Piñera a anunciar el miércoles de la semana pasada la puesta en marcha de un decreto presidencial de racionamiento preventivo que lo faculta a adoptar medidas que reduzcan hasta en un 5% la demanda energética a todo lo largo de Chile.

Así es que el Ejecutivo está facultado para ordenar la reducción del voltaje de energía eléctrica hasta en un 10% y administrar mejor el agua embalsada para poder usarla mejor en los meses de junio y julio, pleno invierno en Chile y los de mayor demanda eléctrica.

Fue en el año 2.008 cuando se decretó por última vez un racionamiento preventivo, cuando la entonces presidenta Michelle Bachelet dictó esa medida para afrontar la sequía y la falta de gas que Chile importa mayoritariamente de la República Argentina.

En ese momento gracias a la campaña de ahorro, la reducción del voltaje y el oscurecimiento de los edificios públicos pudieron evitarse los cortes de luz en los hogares.

Ahora la situación es nuevamente difícil en un país que en el año 2.010 se convirtió en el segundo socio latinoamericano después de México de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el llamado “club de los ricos”.

Para que el incipiente pero firme progreso del país se consolide, Chile deberá crecer a un ritmo del 6% anual en los próximos años, de forma de alcanzar los niveles de ingreso per cápita que actualmente ostentan naciones como Portugal o Irlanda.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies