Aunque la productividad subió un 2% el año pasado, los salarios en España siguen cayendo

Es por todos sabido que la contracción de la economía en España trajo como consecuencia un fuerte ajuste laboral que ahora también se tradujo en los salarios.

La remuneración por trabajador tuvo una leve caída en el tercer trimestre del 2.010 que se agudizó en el último trimestre, con un descenso del 0,4% comparado con el mismo período del 2.009. Todo esto de acuerdo a los datos del PIB que dio a conocer el INE.

Pero esta caída salarial coincide con una subida significativa del 2% en la productividad en el mismo período, con lo que se pone en evidencia que España está todavía muy lejos del modelo retributivo por el que tanto está bregando Alemania.

Si España siguiera las recetas de Ángela Merkel, donde los salarios crecen de acuerdo a la productividad, la situación de los trabajadores españoles sería hoy por hoy mucho mejor.

Pero la medida generó el rechazo sindical y también de la administración de Rodríguez Zapatero, aunque en este último caso en forma algo más tibia.

Lo concreto es que a la vista de los datos, se pone de manifiesto que a las empresas españolas les resulta en la actualidad más rentable aplicar el método salarial vigente, que está ligado a la inflación en vez de estarlo a la productividad como pretende la canciller alemana.

Por eso los cabildeos de la patronal CEOE cuando se trata de valorar la propuesta de Merkel para mejorar la competitividad de las economías europeas.

Por el contrario, los sindicatos españoles reaccionaron a los datos que fueron dados a conocer afirmando que “si los salarios siguen cayendo se frenará el consumo, y esto traerá indefectiblemente como consecuencia un retraso aún mayor en la recuperación de la economía de España”.

Más allá de las discusiones acerca del modo de actualizar los salarios, los datos dados a conocer en los últimos días por el INE confirman que el PIB español se contrajo un 0,1% en el 2.010 comparado con el año anterior.

Este dato, al igual que el que brindó el Banco de España, mejoran sin embargo los pronósticos del gobierno, que estimaban una caída de la economía española de alrededor del 0,3%.

El último trimestre moderó algo la caída de los períodos anteriores, que auguraban una cifra anualizada todavía peor a la que finalmente se dio a conocer con respecto a la caída del PIB.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies