Después del incidente con Blesa, Rato sufre las consecuencias

A raíz de la decisión por la que la actual dirección de Caja Madrid le denegó el bonus de 25 millones a Miguel Blesa, el anterior presidente de la entidad, y a otros 9 ejecutivos, se complicó la situación del ahora presidente Rodrigo Rato en el mismo sentido.

Fue el 14 de febrero pasado cuando Rato se alineó con Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid. Y allí se decidió denegar el pago del bonus a Blesa a pesar de estar aprobado por un consejo anterior.

Días después la Caja le envió al Banco de España la escala por la que los directivos cobrarían la parte variable correspondiente al año 2.010. La propuesta era cobrar el 100% de lo acordado por haberse alcanzado los objetivos propuestos.

Recordemos que esas metas eran muy conservadoras después de un año 2.009 con una gran caída en los resultados.

Pero extrañamente el supervisor mostró su discrepancia y esgrimiendo los mismos argumentos que había mostrado Rato para denegar el bonus a Blesa, aconsejó un recorte del 20% en la percepción de la retribución variable de los altos directivos.

Por supuesto, la entidad se hizo cargo de la sugerencia sin oponer resistencia, como no podía ser de otra manera.

El resto de la plantilla sí cobrará el 100% del salario variable.
La rebaja de los bonus a los directivos no afecta a los consejeros, ya que sus dietas se congelaron este año después de haberlas rebajado un 5% ya en el 2.009.

Esta medida cayó particularmente mal entre los ejecutivos por ser el 2.010 el segundo año con la retribución fija congelada.

Cabe destacar que el salario de Rato no se da a conocer ni siquiera ante el consejo, como es desde siempre una tradición en Caja Madrid, y eso que hace un año el Banco de España pidió que el dato se hiciera público.

Por ejemplo, en el caso de La Caixa sí se da a conocer el sueldo de Isidro Fainé, el que asciende a 2,69 millones de euros anuales.

Los medios especializados hacen apuestas sobre las causas de estas medidas y creen que la austeridad mostrada por la entidad presidida por Miguel Fernández Ordóñez es una forma de manifestar el malestar reinante tras el conflicto abierto con Miguel Blesa, ya que no se debe olvidar que el bonus que se denegó al ex presidente había sido aprobado por el Banco de España.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies