La balanza comercial argentina con China, en déficit

Varias autoridades del área del gobierno de la Argentina se reunieron desde el jueves pasado en Buenos Aires con una delegación de funcionarios chinos para seguir la marcha del intercambio comercial entre ambas naciones, el que muestra hasta el presente un abultado déficit para los argentinos, que quieren solucionar el problema cuanto antes, reequilibrando la balanza comercial.

Es así que el secretario argentino de Industria y Comercio, Eduardo Bianchi, mantuvo durante el jueves y el viernes de la semana anterior Varias reuniones con enviados del Ministerio de Comercio de China, los que ya habían sido pactados el mes anterior durante la visita a Pekín de la ministra argentina de Industria, Débora Giorgi, con el ministro chino de Comercio Chen Deming.

En un comunicado a la prensa, Bianchi sostuvo que “Argentina busca reequilibrar el intercambio de valor agregado y trabajo con China a través de una asociación comercial estratégica que contemple el acceso al mercado chino de alimentos y manufacturas”.

En la actualidad China es el segundo proveedor global de Argentina, con un 14% sobre el total de las importaciones de la segunda potencia de Latinoamérica.

Pero el año pasado la balanza comercial con el gigante asiático registró un déficit de 1.790 millones de dólares.

De cualquier forma, las exportaciones argentinas a China durante el 2.010 alcanzaron los 5.860 millones de dólares, un 60% más que la cifra registrada en el 2.009.

De la misma manera, las importaciones desde el país asiático sumaron en el mismo período 7.649 millones de dólares, con un 59% de alza interanual.

El encuentro de la semana pasada se produce apenas un par de semanas después de que la administración de Cristina Fernández ampliase de 400 a 600 la lista de productos alcanzados por el sistema de licencias no automáticas a las importaciones, lo cual en cierta forma complicó las negociaciones.

Esta resolución, que entrará en vigencia en los próximos días, no impide la entrada de productos incluidos en la lista, pero los somete a trámites de permiso de entrada al país que pueden retardar el ingreso de las exportaciones chinas y de otros países hasta 60 días.

Esta resolución fue tomada para proteger a determinados sectores industriales argentinos de una supuesta “competencia desleal” desde el exterior, y según los expertos internacionales no es una decisión grata pero no infringe ninguna norma de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies