El intercambio comercial entre China y Latinoamérica se inclina mucho para el lado del gigante asiático

China está creciendo económicamente de una manera realmente imparable, sobre todo en los últimos diez años.

Y Latinoamérica se convirtió en uno de los destinos preferidos para sus exportaciones, donde abastecerse y dónde dirigir sus inversiones.

Ahora que se confirmó que se ha convertido en la segunda potencia mundial detrás de los Estados Unidos por el tamaño de su PIB, emprendió proyectos definitivamente gigantescos, como unir los océanos Atlántico y Pacífico con un ferrocarril por territorio colombiano, para competir con el Canal de Panamá.

Pero es sólo una muestra. Sólo en el 2.010 las inversiones chinas en países como Argentina, Brasil, Perú, Chile y México sumaron 30.000 millones de dólares, una cantidad superior a toda la acumulada hasta ese año.

Alejandro Micco, un famoso catedrático chileno, dice que todo esto se debe a la increíble capacidad china de exportar productos manufacturados, como sucedió con Japón en la década del 70 y posteriormente con Corea. Sobre todo en áreas estratégicas como dispositivos tecnológicos y de comunicaciones de última generación, electrodomésticos, automóviles, maquinarias para la industria, entre otros.

Esta capacidad de exportación permitió a China utilizar a Latinoamérica como destino de sus productos y al mismo tiempo abastecerse de las materias primas tan necesarias para que semejante maquinaria siga funcionando.

El resultado es que en la actualidad China es quizás el principal socio comercial de Perú, Chile, Argentina, Brasil y Uruguay, pero en todos los casos las respectivas balanzas comerciales están fuertemente inclinadas a favor de los chinos.

Definitivamente el saldo comercial entre Latinoamérica y China es muy desigual.

Varios catedráticos de la brasileña Fundación Getulio Vargas coinciden en que es muy probable que América Latina siga siendo un mero proveedor de “commodities” para el mercado chino, con lo que el problema radicará en la reducción del potencial de la región para formar parte de la cadena de valor agregado del país asiático, aunque este hecho haya impulsado la reciente expansión de algunos países latinoamericanos, como es el caso de Brasil.

Dentro del desigual panorama del intercambio comercial con los chinos, Brasil, Chile, Argentina y Perú siguen siendo los países más favorecidos, ya que la suma de las exportaciones de estos cuatro países a China representa el 90% de lo que la región vende en conjunto al gigante de Asia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies