Bernard Madoff intenta explicar las razones de su estafa

Bernard Madoff, el mayor estafador de la historia de Wall Street, ha salido a formular declaraciones desde su prisión en la cárcel de Butner en Carolina del Norte.

Intenta así contar al menos parte de la historia que lo llevó tristemente a la fama, justo poco más de dos meses después del suicidio de su hijo Mark.

En una segunda entrevista que concedió a un medio de prensa de Nueva York en menos de quince días, asegura que las víctimas de su trama de forma piramidal en la que actuó como un verdadero “ladrón de guante blanco” eran demasiado codiciosas e insiste ante quien quiera escucharlo que él es una “buena persona”, de ninguna manera un elemento nocivo para la sociedad.

Según Madoff, todas las víctimas involucradas en la estafa demostraron tener demasiada avaricia. Al menos esto es lo que se desprende de las varias escuchas telefónicas grabadas, y en las que él intenta demostrar una justificación a su accionar.

Recordemos que en la actualidad cumple una condena de 150 años de cárcel por una estafa que él mismo estimó en alrededor de 50.000 millones de dólares.

Estas declaraciones fueron hechas para contar al mundo lo que piensa después de dos años de hacerse conocido el masivo y monumental fraude.

De acuerdo a lo que se desprende de sus dichos, Madoff se dejó llevar por la codicia de los múltiples inversores que le confiaban su dinero, pero aclara que hasta en alguna oportunidad les advirtió de que lo que estaban haciendo podía llevarlos a terminar realizando “algo estúpido”.

Tampoco deja en cierto sentido de vanagloriarse de haberles hecho ganar “muchísimo dinero a mucha gente”, como una manera de justificar en parte las fechorías económicas que cometió.

Lo cierto es que en su defensa Bernard Madoff le echa la culpa de lo sucedido a los fondos especulativos y los grandes Bancos, a quienes acusa de haber sido sus cómplices en el fraude que perpetró durante casi 20 años.

Según él, todos debían estar al tanto que no iba a ser posible alimentar indefinidamente a “la bestia financiera” que había creado en su propio beneficio.

En las charlas telefónicas que el financista mantuvo con el editor Steve Fishman del “Times”, Madoff también echa parte de las culpas sobre los reguladores, aduciendo que “la reforma financiera es un verdadero chiste”.

En todas las charlas exculpa a su familia de sus delitos, asegurando que no sabían nada de sus andanzas, y se lamenta profundamente de la trágica muerte de su hijo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies