En febrero otra vez el paro hace de las suyas

Lamentablemente por el momento parece que no hay forma de conseguir en España que el paro amaine.

En momentos en que la economía española pareciera comenzar el camino de la recuperación después de lo peor de la crisis económica global, las cifras del desempleo ponen en duda que esa salida de la crisis realmente se esté llevando a cabo.

En febrero el registro de parados sumó casi 68.300 personas más, un dato levemente mejor al del mismo mes del 2.010 pero bastante peor al del 2.008, el primer año de la crisis.

Por lo demás, los contratos registrados y las cifras de afiliación a la Seguridad Social tampoco confirman que el paro esté tocando fondo.

Así, de acuerdo a datos suministrados por el ministro de Trabajo Valeriano Gómez, los parados en España ascienden a 4,29 millones de personas.

El ministro ya previno como una excusa que febrero es un mes “habitualmente malo” al igual que enero. Pero lo concreto es que si se revisan los datos de los últimos años, febrero ha sido un mal mes para el desempleo sólo desde que se desató la crisis.

Incluso si se elimina el efecto que se le puede achacar a la temporada del año, el dato resulta negativo. Aún con datos desestacionalizados, el segundo mes del año registró 36.000 parados más que en enero.

Ningún sector se salvó de la subida del paro, pero fue el de servicios, que es el motor de la economía española, el que tuvo el “privilegio” de aportar casi el 50% de los nuevos desempleados.

A pesar de lo que podría suponerse, el colectivo sin empleo sigue creciendo con fuerza, lo que indica que la población activa, aquella con edad y disposición para trabajar, continúa incorporándose al mercado laboral esperanzado en encontrar un puesto.

Los contratos de trabajo tampoco alientan demasiado el optimismo de las autoridades. Aquellos que se formalizaron en febrero cayeron casi un 10% en el mes y prácticamente un 2% en el año.

La contratación indefinida, que fue el principal objetivo de la reforma laboral, muestra un balance todavía peor. La fórmula fija cayó un 8,1% en el mes y un 6,8% en el año.

La Seguridad Social completa un panorama bastante oscuro. Las cotizaciones continúan cayendo tanto en el mes como en el año.

En el gobierno atribuyen estas cifras a los retrasos en algunas tareas agrarias y a la destrucción de empleo que sigue produciéndose en el sector público, frente a una mayor pujanza del sector privado.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies