Otra vez la deuda de España bajo presión por la rebaja en la nota de Moody’s

La agencia de calificación estadounidense Moody’s rebajó el jueves pasado un escalón la nota de solvencia de España. Esto puso en dudas los cálculos que había hecho el Banco de España sobre las necesidades reales de capital del sistema financiero y para colmo de males dejó el camino libre para una rebaja adicional en los próximos meses.

Las consecuencias de todo esto fueron inmediatas y fulminantes. Se produjo un debilitamiento del euro y la deuda española tuvo un traspié importante, justo en momentos en que vuelve a aparecer en el horizonte el problema de la crisis fiscal.

A largo plazo las consecuencias parecieran ser peores, ya que la deuda, pública y privada, será más cara y difícil de refinanciar porque despertará más recelos entre los mercados europeos.

Son evidentemente malas noticias para una economía que hoy por hoy está entre las más endeudadas del mundo.

Las grandes agencias calificadoras de riesgo del mundo le reclamaban al gobierno español por un lado que pusiera en marcha un plan de austeridad con profundas reformas sobre todo en el campo de la Banca.

Pero ahora que el gobierno comenzó con esta reforma generalizada, le comienzan a llegar críticas por ese lado, ya que por ejemplo Moody’s aseguró hace un par de días que el coste de reestructuración bancaria previsto por la administración central, de unos 15.000 millones de euros, puede tranquilamente llegar hasta los 50.000 millones.

Pone asimismo en dudas el plan de austeridad por parte de las comunidades autónomas, y al mismo tiempo considera que este plan provocará un “crecimiento económico moderado a corto y medio plazo”, en lo que resulta ser un contrasentido total.

El gobierno criticó a Moody’s con inusitada dureza, ya que aunque la agencia tenía plazo hasta hoy lunes, prefirió adelantarse unas horas a las previsiones dadas a conocer por el Banco de España, y tampoco tuvo en cuenta las posibles vías de solución de la crisis fiscal que pudiese aportar la cumbre europea.

Lo concreto es que esta situación melló la confianza de los mercados europeos en la economía española, cosa que quedó comprobada en la escalada de la prima de riesgo que ya lleva más de un año al alza en un entorno de subida de la deuda pública y un enorme volumen de deuda privada.

Simon Johnson, ex economista jefe del FMI, aseguró hace algunas semanas que Mooody’s forzó la salida de varios ejecutivos que pusieron en dudas las altas notas asignadas por la calificadora a decenas de productos que consideró “tóxicos”, en una decisión que resultó al menos poco fiable.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies