Después del pacto en la UE, España pudo bajar el precio para financiarse

España logró nuevamente bajar el precio que debe pagar cuando acude a los mercados para poder financiarse a pesar del duro lastre que le significó el reciente recorte de su nota de solvencia por parte de Moody’s.

Portugal está reaccionando bien después de haber sido señalada como la próxima víctima de la crisis económica que se ya se llevó por delante a Grecia e Irlanda, y los españoles pudieron entonces sacar provecho de este esperemos que duradero alivio de la presión contra las naciones de la Eurozona bajo sospecha debido a sus altos déficits.

No debe olvidarse tampoco que en esta mejoría influyó el preacuerdo firmado en el seno de la Unión Europea para ampliar el fondo de rescate.

Con este panorama por delante, el Estado español vendió más de 4.100 millones de euros en bonos a 10 y 30 años con una excelente demanda que superó en casi el doble a la oferta, de forma tal que quedó cerca de la cantidad máxima que se preveía para la subasta, que era de 4.500 millones de la moneda común.

En el desglose, el Tesoro español colocó 3.219 millones a 10 años con un interés del 5,179% anual, levemente por debajo del 5,220% conseguido en febrero último, y otros 911 millones a 30 años con una tasa de interés del 5,891%, es decir casi diez puntos básicos menos que un mes atrás, pero con una demanda inferior a la de los títulos que vencerán en el 2.021.

La subasta dio tranquilidad y más argumentos como para mantener la calma que atraviesan en estos días los mercados de deuda.

La prima de riesgo de España, desde siempre el mejor parámetro para medir la confianza en las finanzas de un país y que se mide en base a la evolución de los títulos a diez años frente a los de Alemania, pudo bajar tres puntos básicos para ubicarse en 206.

De acuerdo a la valoración que realizó Schroders, aunque el precio al que se colocaron los bonos está levemente por encima de aquél con el que se negociaban en el mercado secundario, el resultado “ha sido bueno y alentador”.

Asimismo destaca la buena evolución de la deuda española frente a la alemana, puesto que en el primer caso fue algo más positiva.

Todos estos indicios hacen pensar que el país mantiene el apoyo de los inversores y se está produciendo un paulatino pero firme retorno a la normalidad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies