Rusia confía nuevamente en la deuda soberana española

La confianza acerca de la deuda española volvió a Rusia. El ministerio de Finanzas ruso incluyó a España en la lista de países en los cuales los fondos rusos pueden comprar deuda soberana.

Recordemos que en el mes de noviembre del año pasado España al igual que Irlanda había sido quitados de esa lista.

Esta es una buena noticia a tal punto que hizo que la prima de riesgo de la deuda española se descomprima y baje hasta los 191 puntos básicos, después de haber tocado los 189 puntos en cierto momento.

A principios de este año, en el mes de enero, el ministro de Finanzas de Rusia Alexéi Kudrin había hecho declaraciones en el sentido de que su país no tenía por el momento intenciones de volver a comprar deuda soberana de España, manifestándose en contrario a lo que había pronosticado con anterioridad el vice primer ministro Alexandr Zhúkov.

En ese entonces Kudrin dijo que “en estos momentos el gobierno de Rusia todavía no ha tomado una decisión sobre la compra de deuda española. Es pronto para hablar de ese tema, por lo que hay que seguir observando la situación y cómo se van desarrollando los acontecimientos”.

El vice primer ministro Zhúkov aseguró por su parte durante la visita en eses mismo mes de enero de la ministra de Relaciones Exteriores de España Trinidad Jiménez a Moscú que el Ministerio de Finanzas de su país tenía sobrados fundamentos como para revisar la decisión de no comprar bonos de la deuda española.

En ese momento Zhúkov recordó que el éxito que había tenido la reciente emisión de deuda estatal española demostró a las claras la confianza de los inversores internacionales en el crecimiento de la economía, lo que no había pasado desapercibido para Rusia.

Recordemos que Zhúkov copreside en estos momentos la comisión mixta intergubernamental entre ambas naciones.

El documento que hizo público en los últimos días el portavoz del Ministerio de Finanzas de Rusia establece, para el caso de España, un plazo máximo de cancelación de la deuda de un año. Esto demuestra que si bien la confianza en los españoles está creciendo, todavía hay ciertos recelos, ya que para el resto de los países el plazo de cancelación es de tres años, mientras que para las obligaciones en libras esterlinas ese plazo se alarga hasta los cinco años.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies