La OCDE no piensa lo mismo que el BCE en cuanto a los tipos de interés

La presidencia del Banco Central Europeo no cambió su opinión ni siquiera tras las dudas que se suscitaron por el terremoto de Japón y sus posibles consecuencias sobre la economía mundial ni tampoco por el conflicto desatado en Libia y todavía sin solución a la vista.

Jean Claude Trichet insiste en la necesidad de cortar de raíz las expectativas de una subida de la inflación, con un aumento de los tipos de interés por primera vez en dos años.

Al mismo tiempo un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), dado a conocer por su secretario general Ángel Gurría, sostiene enfáticamente que una reacción de ese tipo antela escalada de las materias primas “puede no ser necesario”, habida cuenta de lo ocurrido en el 2.008.

Evidentemente dos posiciones totalmente contrapuestas entre los dos importantes funcionarios.

El departamento económico de la OCDE no le da demasiada importancia al impacto de la subida del crudo por el conflicto libio ni de otras materias primas en los países más industrializados que forman parte de la organización, entre los que se cuenta España.

Los expertos de la OCDE estiman que sólo si el precio del crudo se mantuviese por encima de los 115 dólares el barril, el nivel alcanzado después del conflicto en Libia, el impacto sería significativo, con una merma del crecimiento del 0,5% en el 2.012 y una inflación también alrededor de 0,8% mayor a la estimada actualmente.

Los expertos de la OCDE creen, a diferencia del BCE, que el solo compromiso de los Bancos centrales de actuar en caso de que la inflación se dispare por encima del 2% previsto para el conjunto de la Eurozona, es suficiente para frenar una eventual espiral inflacionaria.

Basan sus dichos en lo ocurrido en el 2.008, cuando gracias a expectativas con sólidas bases, la inflación pudo ser perfectamente controlada a pesar del notable repunte del precio del petróleo.

El 2.008 es también un mal recuerdo para el BCE, que en junio de ese año subió los tipos de interés a pesar de que los primeros indicios de la crisis económica global ya estaban en marcha.

En el BCE consideran que “Las condiciones económicas y la situación de los mercados financieros y de capitales se han normalizado. Existen buenas razones para normalizar la posición de la política monetaria y subir los tipos de interés a sus niveles históricos».

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies