El Banco Santander busca posicionarse en el interior de China

China tiene 1.300 millones de habitantes. Y casi dos tercios de esa población, poco más de 850 millones de personas, viven en las zonas rurales del país asiático.

Obviamente un gigantesco mercado en el que hay pocos operadores financieros. Es por eso que el grupo Santander se ha puesto esa región como uno de sus principales objetivos.

Es así que el principal Banco de España formalizó una alianza con la que hoy es la segunda entidad bancaria por la cantidad de activos de China, el Banco de Construcción de China (CCB). Ambas entidades van a invertir en forma conjunta 3.500 millones de yuanes, unos 380 millones de euros.

La sociedad formada tiene previsto abrir no menos de cien sucursales en poblaciones alejadas de los grandes centros urbanos del gigante asiático.

De esta unión el CCB va a controlar una mayoritaria parte del 80,1%, mientras el Santander se hará presente con el 19,9% restante, que es el máximo porcentaje de presencia que la actual legislación china permite a un Banco extranjero en su país.

Estas novedades fueron informadas por el CCB en su informe anual de resultados a la Bolsa de Hong Kong.

El informe presentado adelanta que las previsiones de ambas entidades son que en el segundo año de la alianza se inviertan otros 2.500 millones de yuanes, unos 270 millones de euros.

El Santander está siguiendo dentro de las empresas españolas los pasos de Telefónica de España, quien ya tiene una participación bastante elevada en la compañía China Unicom, que es la tercera operadora telefónica del país.

Los directivos del Santander se muestran confiados ya que el Banco se va a “sumergir” en el que seguramente es el mayor mercado del mundo de la mano de una de las más grandes compañías nacionales de China.

Basta con recordar que el CCB, que es de propiedad estatal, registró el año pasado beneficios por 135.000 millones de yuanes, unos 20.500 millones de dólares, lo que representa una subida con respecto al 2.009 de casi el 27%.

El acuerdo entre ambas entidades bancarias ya había sido anunciado por la prensa china a comienzos de año, pero a pesar de ser un hecho en la práctica, todavía debe ser aprobado por las autoridades reguladoras de ese país.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies