El gobierno no cree que la recuperación del empleo sea rápida

A nivel global el grave problema actual tuvo su origen en los mercados financieros y después se trasladó a las cuentas públicas de los distintos países. Pero esta Gran Recesión en España terminó convirtiéndose en una mayúscula crisis laboral.

El mercado laboral español ya lleva tres años destruyendo empleo y esa es una herida muy difícil de cicatrizar. A tal punto que hasta el gobierno es pesimista en cuanto a volver a los niveles de trabajo previos a la crisis.

De acuerdo al pronóstico oficial, que se publicó hace un par de semanas, para el año 2.014 no se habrá generado ni la mitad del empleo que se perdió desde el comienzo de la “hecatombe”. De cualquier forma que se la mire, ésta será la recuperación laboral más lenta de los últimos treinta años.

La especialista Sara Baliña, de Analistas Financieros Internacionales (AFI), asegura que las afiliaciones a la Seguridad Social en el primer trimestre de este año ya anticipan que en esos tres meses se perdieron al menos 200.000 empleos más.

Los analistas consultados coinciden también en el hecho de que entre los meses de abril y setiembre el empleo se va a ver beneficiado por una acostumbrada mejora que corresponde a la temporada turística veraniega.

Y para el cuarto trimestre se podrá observar una débil recuperación con datos estadísticos algo menos preocupantes que los del mismo trimestre del año pasado.

De ser esto cierto, la próxima EPA va a permitir hacer un balance más o menos concreto del descalabro laboral español. Desde el tercer trimestre del 2.007, el último máximo del mercado laboral en España con 20.500.000 empleos, habrá unos 2,3 millones de personas con trabajo menos. La tasa de parados, si estas estimaciones son correctas, habrá pasado del 8 al 21% de la población activa.

Hasta la OCDE señala que ningún país de los considerados “avanzados” experimentó ni de lejos una subida de tal magnitud de la tasa de paro.

Será seguramente la evolución de la población activa la que determinará si en el primer trimestre de este año se llegó a la tan temida cifra de 5.000.000 de parados, después de los 4.700.000 contabilizados al cierre del 2.010.

Elena Salgado, la vicepresidenta económica, asegura que no se llegará a esa cantidad de desocupados. Pero todo parece indicar que ni ella misma está demasiado convencida de esto.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies