España con inconvenientes por la crisis fiscal del euro

Las dudas sobre la capacidad de Grecia de hacer frente a sus deudas hicieron recrudecer la crisis fiscal de la moneda común europea.

Y este hecho a su vez complicó la situación de España, que el pasado martes se vio nuevamente obligada a subir la rentabilidad que ofrece por sus letras a corto plazo para poder así colocar sus títulos.

Así es que pudo finalmente vender por un total de 1.968 millones de euros, lo que sería en la práctica un promedio entre los límites previstos de 1.500 y 2.500 millones de euros.

Fue por lo tanto la tercera subasta consecutiva con subidas en los tipos de interés ofrecidos, esta vez del 0,5%, y que cerró entonces con el precio más alto de las tres emisiones.

Carlos Ocaña, el secretario de Estado de Hacienda, opinó textualmente que la operación “ha ido bien”, añadiendo que a su entender las condiciones del mercado en este momento no son tan difíciles.

Ocaña señaló que en los últimos tiempos el Tesoro español colocó más deuda para lograr así aumentar el colchón de maniobras, lo que a su parecer es una política razonable en una mejor situación de los mercados y frente a los próximos vencimientos de deuda en las semanas venideras.

El interés para títulos a tres meses fue del 1,44% frente al 0,93% que tuvo que ofrecer en marzo, y en letras a seis meses debió elevar el tipo de interés del 1,38% de marzo hasta el 1,90% de forma de conseguir atraer a los inversores.

El gran temor de los inversores es que los países periféricos se vean obligados a actuar como Grecia, de la cual se espera que en cualquier momento deba pactar una quita con sus acreedores, principalmente la banca alemana y francesa.

En un primer momento se confió en que la decisión de Portugal de activar el rescate pudiera contraponerse a la crisis, pero una eventual reestructuración de la deuda griega llevó a los bonos de estos países, y a los españoles en menor medida, a generar picos máximos de desconfianza.

De cualquier manera la deuda española, pese a lo sucedido en las sucesivas subidas de rentabilidad para colocar sus títulos, sigue mostrando una situación que dista bastante de ser la de los griegos y portugueses.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies