La próxima cumbre de ministros de economía del G-20 será en Argentina

La Argentina, uno de los principales productores de materias primas del mundo, será sede entre el 18 y el 19 de mayo próximos de la cumbre de ministros de economía del G-20.

Y esta aseveración acerca de la producción de materias primas adquiere relevancia ya que los precios de los commodities acapararon buena parte de la agenda de la cumbre del FMI-Banco Mundial y del G-20, que tuvo lugar hace unos días en Washington.

Ya el ministro de economía argentino, Amado Boudou, advirtió que en dicha reunión va a participar el ministro de Agricultura de Francia, porque ese país tiene en la actualidad la presidencia temporaria del G-20. También serán de la partida altos representantes de los organismos financieros internacionales.

Hoy en día los commodities tienen dos problemas, tal como está planteado el escenario de las discusiones. Ellos son la volatilidad y el alto precio. Así es que Argentina expresó su profunda preocupación al respecto y llamó a resolver estos inconvenientes de las materias primas desde ambos puntos de vista.

Los argentinos quieren dejar atrás la propuesta francesa de poner un tope al precio de los commodities, y consideran que a nivel global se está produciendo un crecimiento en el consumo que es fundamentalmente alentado por la demanda sostenida de las economías emergentes.

Robert Zoellick, el presidente del Banco Mundial, sostuvo que el mundo está “comenzando a salir de una crisis sin precedentes y la mayor amenaza de la actualidad son los problemas de los commodities, por lo que el G-20 debe tomar el protagonismo para resolver este problema”.

De acuerdo a un promedio efectuado entre los principales commodities a nivel global, sus precios se encuentran actualmente alrededor de un 35% por encima de lo que se encontraban hace exactamente un año atrás, y eso le trae grandes dolores de cabeza a las naciones que deben importarlos para satisfacer sus necesidades.

Según cálculos del BM, otras 44 millones de personas habrían Cído a niveles de pobreza extrema en el mundo desde el mes de junio del año 2.010.

Zoellick cree que la subida en el precio de los commodities se combina desfavorablemente con el alza en los precios del crudo. Esta última subida está fuertemente influida por los conflictos en varios países del Medio Oriente y el Norte de África, y lamentablemente la conexión entre los precios de los alimentos y los del petróleo es mucho mayor a la que se estimaba una década atrás.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies