El consumo interno español sigue frenando el crecimiento

La débil recuperación de la economía de España después del pico de la crisis económica global es el resultado de dos comportamientos distintos.

De acuerdo a los datos del PIB español que el Instituto Nacional de Estadística (INE) acaba de dar a conocer referentes al primer trimestre de este año, éste subió un muy modesto 0,3% que sin embargo superó las expectativas de la gran mayoría de los analistas.

Lo que llama la atención es que esta subida del PIB se produjo a pesar del notorio estancamiento del consumo privado, que equivale al 60% del PIB, y sólo se pudo mantener por la subida de las exportaciones.

Además, a pocos días de las elecciones del 22 de mayo, hubo un sorpresivo repunte del gasto público, cuando lo que se esperaba eran todavía más ajustes presupuestarios.

La demanda interna está en cierta forma frenada de manera lógica por las históricas cifras del paro, el repunte de la inflación y de los intereses de las hipotecas.

Por otra parte subió la demanda de productos españoles por parte de otras naciones de la región cuya recuperación es a todas luces muy superior a la española. Basta con recordar que Alemania creció en el primer trimestre del 2.011 un 1,5%, es decir 5 veces más que España.

Comparando con el primer trimestre del año pasado, el PIB español creció 0,8%, desglosados en una merma de 0,6% por la demanda nacional y una subida del 1,4% de la demanda externa, es decir el sector exportador español.

El sector empresarial que ubica sus productos y servicios en España utilizan mucha más mano de obra que el sector exportador, de allí que las cifras del paro no mejoren. Por eso son compatibles los datos que muestran que el PIB avanza aunque sea a paso lento mientras que las cifras del empleo siguen cayendo a tres años del inicio de la crisis.

El comercio brindó pésimos datos durante los tres primeros meses del año, lo cual ya anticipaba que el consumo hogareño había vuelto a enfriarse y caer. Este es el peor resultado del componente más determinante de la demanda desde que arrancó la recuperación, hace poco más de un año.

Por la caída del consumo interno también se vieron afectadas las importaciones, que en el período enero/marzo del 2.011 crecieron a mucho menor ritmo que las exportaciones, las que lograron salir del colapso producido por la crisis hacia fines del 2.009 y comienzos del 2.010.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies