Bankia sigue asociada con Aviva para evitar una millonaria indemnización

Las fusiones que últimamente se están produciendo en el sistema financiero de España pueden de hecho mantener la viabilidad de las entidades que se fusionan pero a su vez presentan inconvenientes porque son muchos los puntos “sueltos” que deben encajarse para que toda la operación cierre acorde a lo esperado.

Algo de esto es lo que ocurrió en la unión de Caja Madrid y Bancaja con otras cinco entidades más para dar origen a Bankia.

La entidad madrileña tiene fuertes lazos comerciales y accionarios con Mapfre, mientras que Bancaja le vendió hace un tiempo el 50% de su negocio asegurador a la compañía británica Aviva.

En la fusión se dio por descontado que Mapfre sería la única aseguradora de Bankia, pero esto al parecer no va a ser nada sencillo, porque deshacerse de Aviva le supondría a Caja Madrid una indemnización de unos 900 millones de euros.

En su momento Aviva pagó 400 millones por gestionar los productos de ahorro y pensiones en un contrato a largo plazo y con fuertes penalizaciones en caso de rescisión.

Las autoridades de Aviva no han hecho todavía declaraciones, pero se da por descontado que la compañía no renunciará sin más a las 1.000 oficinas que ahora venden sus productos en territorio español. Como el grupo de Caja Madrid prevé ganar 800 millones este año, esta cifra indica el fuerte desembolso que supondría dar por terminado este contrato.

En el Banco Financiero y de Ahorro aseguran que, por el momento, todas las oficinas de Bancaja seguirán operando normalmente con los productos de Aviva. En el futuro la idea es tener un único operados de seguros aunque comercialicen productos de varias compañías como hacen ahora otros Bancos en funcionamiento.

Pero el tema es que la Dirección General de Seguros no contempla la posibilidad de que un grupo consolidado de Cajas pueda vender los mismos productos de distintas compañías. Debería haber una entidad para las pensiones y otra para seguros generales, pero no varias que comercialicen seguros de vida en distintas regiones de España.

O sea que Mapfre y Aviva no pueden vender ambas productos de ahorro y pensiones en cuanto se consolide el grupo. Y todo parece indicar que Mapfre no tiene ningún interés a mediano plazo de compartir el negocio.

Habrá que esperar para ver cómo se soluciona este problema que surgió de la integración de varias entidades con el objeto de sanear sus economías y ahora está trayendo inconvenientes de otra índole…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies