Un mexicano trata de encaramarse al frente del FMI

Agustín Carstens, el actual gobernador del Banco de México (Banxico), se ha convertido en las últimas horas en el primer candidato de Latinoamérica que aspirará a suceder a Dominique Strauss-Kahn al frente del Fondo Monetario Internacional (FMI), rompiendo de esta forma la hegemonía europea en la presidencia del organismo multilateral. Es el propio gobierno de México quien aseguró que lo propondrá oficialmente para el cargo.

Ayer lunes quedó oficialmente abierto el proceso de sucesión y va a contar con al menos un aspirante latinoamericano, aunque nadie descarta que puedan a último momento aparecer otros candidatos de la región.

Por el momento, Chile expreso a través de su canciller que planea presentar un candidato que podría ser el ex canciller Alejandro Foxley, un político de amplio prestigio dentro de Chile y toda Latinoamérica.
El resto de los países de Latinoamérica aún no se pronunciaron pero Carstens es desde hace unas horas el segundo representante de un país emergente que aspirará a dirigir el FMI.

Anteriormante a la postulación del mexicano, Grigori Márchenko, el gobernador del Banco Central de Kazajistán, ya está postulado y cuenta con el abierto respaldo del gobierno de Rusia y los otros diez Estados que forman la Comunidad de Estados Independientes (CEI) nacida tras la caída de la URSS.

Europa, por su lado, es partidaria de cohesionarse, estrechar filas y presentar un candidato de consenso, que bien podría ser la ministra de economía de Francia Christine Lagarde, la mejor vista de todos, pero también el ex premier británico Gordon Brown o el ex jefe del Bundesbank, el Banco Central de Alemania, Axel Weber.

Mohamed El-Erian, un estadounidense de origen egipcio, el sudafricano Trevor Manuel e incluso un ex subdirector gerente del FMI, el norteamericano Stanley Fischer.

Siempre hasta hoy hubo una especie de “pacto de caballeros” que dejaba en manos de EEUU la elección del presidente del Banco Mundial mientras que el director gerente del FMI era un europeo.

Pero no son pocos los países que creen que esa costumbre debe terminar y se le debe dar mayor importancia a los funcionarios de las naciones emergentes, hoy en día las más aliviadas por la crisis económica global.

Carstens gana allí puntos pues es el representante de una de las grandes potencias emergentes del mundo y conoce bien las entrañas del FMI ya que trabajó allí como Director Ejecutivo por México, España, Venezuela y Centro América.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies