Después de más de dos años, Japón registra nuevamente inflación

La economía de Japón, por estar entre las tres primeras del mundo y disputando palmo a palmo el segundo lugar con China, acaba aunque no se lo proponga ejerciendo su influencia en la marcha, directa o indirectamente, del resto de las economías del mundo.

Ahora la economía nipona dejó atrás, sin que nadie pueda asegurar por cuánto tiempo, la deflación que venía padeciendo desde hace dos años y cuatro meses.

Es así que en abril el índice de precios al consumo (IPC) subió un 0,6% comparado con el mismo mes del año anterior, de acuerdo a datos oficiales del gobierno japonés.

La subida registrada en los precios se debe sobre todo al encarecimiento de la energía y al precio de los alimentos, a lo que se suma la escasez de muchos productos a la que los comerciantes debieron hacer frente como consecuencia del desastroso terremoto y posterior tsunami que asoló al país en el mes de marzo pasado.

El indicador por el que se mide la evolución de los precios excluye a los alimentos frescos por su excesiva volatilidad y se ubicó en 99,8 puntos sobre una base de 100 puntos que se estableció en el año 2.005. Todo esto de acuerdo a datos preliminares del ministerio del Interior y Comunicaciones.

Esta subida de los precios de un 0,6% está de acuerdo con el promedio de las previsiones que acerca de la evolución de la economía del país habían hecho 25 conocidos analistas que fueron consultados por la agencia Bloomberg.

De cualquier forma, y en un dato que puede afectar de manera más o menos directa a los países de la Unión Europea, España incluida, nada parece indicar que los japoneses hayan abandonado la persistente deflación y que la consecuente subida de precios se vaya a mantener en los próximos meses. Así lo vaticinó el ministro de Economía Kaoru Yosano.

Más bien esta inflación no hace sino reflejar el desastre ocurrido en marzo, el que por otro lado volvió a colocar a Japón en un estado de recesión, con una caída del PIB del 3,7% en el primer trimestre del año.

La subida del precio de la gasolina y de la energía en términos generales son los principales motivos del aumento del IPC. Y estos aumentos podrían influir negativamente en la demanda interna del país, que ya está padeciendo los efectos de la recesión.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies