La Unión Europea piensa aplazar el cobro de la deuda griega

En este mundo globalizado donde todo tiene que ver con todo, las autoridades de la Unión Europea está buscando la manera de poner en práctica una reestructuración de la deuda griega sin que se disparen nuevamente las alarmas y provoque graves problemas en los mercados y la estabilidad sobre todo de los países periféricos, como sería en este caso particular España.

Lo cierto es que se está preparando un segundo plan de rescate, y los encargados de llevarlo adelante planean ofrecer a los acreedores incentivos para que acuerden aplazar el cobro de la deuda que los griegos mantienen con ellos. Y estas noticias provienen de fuentes citadas por la prestigiosa agencia Bloomberg.

Entre las posibilidades que se manejan están ofrecer un interés más alto a los acreedores, un status preferente o avales para comprar bonos que reemplacen a aquellos que venzan entre los años 2.012 y 2.014.

Así es que los líderes tratan por todos los medios de evitar la primera quiebra de un país de la Eurozona. El anterior préstamo de 110.000 millones de euros no surtió todo el efecto deseado, no evitó el éxodo de inversores tanto en Grecia como en Portugal, Irlanda y España en menor medida, por lo que las autoridades ahora planean un segundo paquete de ayudas para compartir el coste con los inversores y evitar la tan temida suspensión de pagos.

Las nuevas necesidades de los griegos están prontas a hacerse públicas, aunque se habla de un máximo de 60.000 millones de euros.

De acuerdo a los dichos del portavoz comunitario de Asuntos Económicos Amadeu Altafaj, la misión conjunta tripartita del BCE, la Unión Europea y el FMI debería terminar sus trabajos de evaluación en los próximos días, con lo cual se comenzarían a develar las incógnitas. Este triunvirato deberá desbloquear tanto los 12.000 millones de euros pendientes del anterior rescate como decidir la suerte del segundo plan que todos están esperando ansiosamente.

Ya los número dos de los ministros de economía de los países de la UE estuvieron ultimando los detalles del plan hace unos días en Viena.

Lo cierto es que el aplazamiento de los vencimientos de deuda que durante meses fueron un “tabú” en todas las conversaciones de la región ahora es una opción que está ganando cada vez más adeptos.

Alemania parece ser el país más interesado en que los inversores privados soporten parte de los costes que traerá aparejado el nuevo paquete de ayuda a Grecia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies