Barcelona aumentó su deuda un 60% en sólo un año

A nivel nacional la administración central de España pudo cerrar el ejercicio del 2.010 con sus objetivos de déficit cumplidos. Estos objetivos fijaban para todo el año pasado un déficit equivalente al 9,3% del Producto Interno Bruto (PIB), y el resultado final fue algo inferior al esperado.

Pero este cumplimiento a nivel país se ve enmascarado por el hecho de que mientras la administración central ajustó sus cuentas todavía algo más de lo previsto, las administraciones autonómicas y locales se pasaron de los límites que se habían impuesto.

Con respecto a las corporaciones locales, éstas cerraron el año con un balance final levemente peor al que se había previsto. Tuvieron una caída del 0,64% del PIB, cuando el número “teórico” calculado en la senda de la consolidación fiscal había sido del 0,6%.

A medida que se van acercando las cifras a las administraciones más cercanas al ciudadano común las diferencias con lo calculado previamente se hacen más notorias. Así es que las entidades locales cerraron el 2.010 con números globales en rojo de 35.443 millones de euros, un 2,4% más que la cifra obtenida en el 2.009.

Y la peor parte de esta deuda se la llevan sin duda los ayuntamientos, con números en rojo de casi 29.000 millones de euros. El resto de las entidades menores en el égido social español muestran deudas sideralmente menores, aún teniendo en cuenta que su tamaño es significativamente menor.

También se ven grandes diferencias cuando se comparan las deudas que mantienen las ciudades. Madrid sigue ocupando el primer lugar en la lista de deudas con casi 6.500 millones de euros, casi el 25% del déficit de todos los ayuntamientos de España. Pero ha logrado en el curso del año reducir su deuda en un 5%, lo que se muestra como un hecho muy loable.

Todo lo contrario sucede con Barcelona, que en el transcurso del último año vio crecer su deuda de manera vertiginosa, hasta alcanzar casi un 60% más que el año anterior. De esta forma superó a Valencia y se transformó en la segunda ciudad más endeudada de España.

En la lista de los municipios con números en rojo más abultados, hubo tres casos de ciudades que lograron reducir sus niveles de déficit. Éstos fueron Zaragoza, Murcia y Sevilla.

En el extremo opuesto de la lista, hubo cinco que aumentaron su déficit: Valencia, Málaga, Córdoba, Valladolid y Palma.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies