Hay menos confianza en las próximas pruebas de resistencia a la banca

Goldman Sachs hizo un sondeo entre más de 100 analistas del sector financiero europeo. Y como resultado de ese sondeo se estimó que la banca europea en general que se ha sometido a una prueba de resistencia como las que se vienen llevando a cabo con cierta periodicidad van a necesitar un capital extra de casi 30.000 millones de euros para poder aprobarlas satisfactoriamente.

Pero lo más llamativo de esta encuesta que se ha realizado, por la cual se está tratando de adelantar el resultado de las pruebas efectuadas y que se va a dar a conocer en el próximo mes de julio, es la muy baja confianza que mostraron los conocedores del tema financiero en cómo terminarán estos exámenes.

Debemos recordar que hace un año atrás un tercio de los encuestados, es decir uno de cada tres de ellos, admitía sin reparos que confiaba plenamente en el resultado de las pruebas de resistencia. Ahora ese porcentaje descendió hasta el 22%, lo que equivale a decir menos de uno de cada cuatro encuestados.

Continuando con los resultados del sondeo que llevó a cabo GS, nueve de las noventa y una entidades que fueron examinadas van a suspender las pruebas, las que fueron diseñadas para conocer a ciencia cierta la capacidad de resistencia de las entidades financieras en caso de un nuevo deterioro de la situación económica, es decir un reagravamiento de las consecuencias de la crisis económica global.

De esta manera, en el caso de que el valor de los activos invertidos por las distintas instituciones en el mercado financiero baje más de un 15% y de que la economía de la Eurozona vuelva a contraerse más del 0,5%, los bancos suspendidos, que no fueron identificados, necesitarían alrededor de 29.000 millones de la moneda común para poder mantener un nivel de capital Tier 1 del 5%.

A pesar de que como dijimos antes las entidades que presentarían problemas serios no fueron identificadas, el informe de Goldman, que fue firmado por prestigiosos analistas internacionales de la talla de Peter Oppenheimer, Peter Skoog y Jernej Omahen, asegura que estas instituciones que podrían ser suspendidas son en su gran mayoría de Grecia, Alemania y España.

No debemos olvidar que en las pruebas que se llevaron a cabo en el mes de julio del año pasado, fueron suspendidos un banco alemán, uno griego y cuatro grupos de cajas españolas, además de la intervenida Cajasur.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies