Se endurecen en España las condiciones para licitar obras públicas

Inmaculada Rodríguez-Piñeiro, la Secretaria General de Infraestructuras del gobierno de España, anunció hace muy poco que la administración de José Luis Rodríguez Zapatero le dará más peso a la hora de licitar obras públicas en todo el territorio español a la oferta económica que a la oferta técnica, lo que hace a priori presumir una caída en la calidad de las obras.

Esta medida se encuadra dentro de la Ley de Economía sostenible y va a ser aplicable tanto a nivel “país” como de las Comunidades Autónomas.

Por otra parte también advirtió al sector correspondiente de que los presupuestos no van a poder ser aumentados una vez que los proyectos se hayan iniciado, porque el Poder Ejecutivo va a limitar las modificaciones a los costes previstos originalmente sólo hasta un 10% como máximo y por causas probadamente extraordinarias.

Rodríguez-Piñeiro explicó en el transcurso de unas jornadas dedicadas al respecto que la oferta económica que se haga acerca de un proyecto de obra pública subirá sustancialmente su peso en el momento de evaluar y valorar a los candidatos. El apartado correspondiente a la oferta económica tendrá un 54% de la nota final mientras que la oferta técnica baja a partir de ahora su importancia al 46% de la valoración final.

Todas estas medidas suponen un endurecimiento de las condiciones para un sector como el de la construcción que está muy afectado por la crisis económica y los ajustes de gasto aprobados por el Gobierno para reducir el grave déficit fiscal que soporta España por estos meses.

Las mismas obligarán a las empresas constructoras a presentar obras a precios más razonables, seguramente a costa de sus márgenes de ganancia, y a análisis más ajustados sobre los costes finales, ya que a partir de la entrada en vigencia de la norma se pone coto a los hasta ahora llamados “modificados”.

La Secretaria explicó que en la Unión Europea resulta poco comprensible la cultura imperante en España acerca de los “modificados”, por los que es lícito ampliar el presupuesto inicial a medida que la obra se va desarrollando.

Con esta opción vigente, las empresas se atrevían a presentar presupuestos iniciales muy bajos para intentar ganar la licitación, sabiendo que después ese presupuesto podía ser ampliado durante el transcurso de las obras licitadas.

A partir de ahora los análisis de costes deberán ser muy estudiados y se ajustarán verdaderamente al costo de la obra, puesto que luego no se podrán subir.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies