El Banco de España declara que no hay competencia en el negocio de los carburantes

El tema del alza del precio del petróleo sigue provocando serios problemas en las ya dañadas economías de la Eurozona. Esta suba presiona sobre los precios, retrasa la recuperación de la crisis económica y perturba seriamente las cuentas públicas.

Es así que el Banco de España en su informe anual advierte sobre los riesgos que para la todavía débil economía de España trae la escalada de precios provocada por la subida del costo del barril de crudo, instando a las autoridades a tomar rápidamente cartas en el asunto.

En todo el año pasado el barril de petróleo tipo Brent, que es el de referencia en Europa, subió su precio una media del 35% frente a la caída del 33% que se había registrado en el 2.009. Es una sacudida crucial para la economía española, cuya dependencia energética supera el 75%, 20 puntos por encima de los valores medios de la región.

El supervisor explica en su informe que el comportamiento de los precios de los bienes energéticos da cuenta del 0,7% de la subida de la inflación en territorio español. Y todos estos factores apuntan ineludiblemente a un grado de competencia insuficiente en el sector de los carburantes.

Y la explicación que da el Banco de España se basa en un hecho irrefutable: los precios previos a los impuestos de los carburantes y otros combustibles en general no solamente reflejaron rápidamente la subida del coste del petróleo, sino que en España esos aumentos fueron todavía mayores que en el conjunto de la zona euro.

O sea que se produce una mezcla peligrosa: escasa competencia y elevada dependencia. El repunte del precio del crudo y la alta dependencia de España de la importación del mismo hicieron que el saldo energético se deteriorara mucho en el transcurso del año pasado, alcanzando casi el 3,5% del PIB del país, un 0,8% más que en el 2.009.

Por eso de acuerdo al informe del Banco de España reducir la brecha de la dependencia energética es un tema de importancia primordial para la economía española. Si esta brecha se redujese en los 2 próximos años a la mitad, el déficit energético caería alrededor de 0,5% del PIB, es decir unos 5.000 millones de euros.

El supervisor le reclama a las autoridades españolas urgentes medidas para reducir de manera permanente la dependencia energética del país con el extranjero.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies