Los Bancos de Francia aceptaron posponer la mitad de la deuda griega

Grecia tiene en la actualidad muchos acreedores. Y ya se tiene un panorama de las distintas propuestas de los gobiernos europeos para darle forma a la participación del sector privado en este segundo plan de rescate al país helénico.

Hoy por hoy el plan con más aceptación es el que nace del acuerdo entre Francia y su banca, que junto con la banca alemana son las más expuestas a los riesgos de la eventual bancarrota de los griegos.

Este acuerdo prevé la reestructuración del 70% de la deuda griega a vencer entre ahora y el 2.014. De ese 70%, la mitad se va a canjear por nuevos bonos a emitir por Atenas a un plazo de 30 años y al mismo interés que los que venzan en el transcurso de los próximos cuatro ejercicios.

Y de hecho esta decisión fue vista con muy buenos ojos por los responsables de la banca alemana.

Sobre el porcentaje remanente, no está claro aún si esta deuda se va a canjear por nuevos títulos avalados por las instituciones europeas, con lo que se convertirían en una inversión de máxima calidad o triple “A”.

Una de las opciones es que sean bonos con garantía del Banco Europeo de Inversiones y el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera, con un tipo de interés fijo y eventualmente ampliable de acuerdo a la marcha de la economía griega en los próximos meses.

Otra opción que trascendió a través de la prensa francesa es cambiar la deuda griega por los llamados títulos de “cupón cero”, es decir con intereses que no se cobran al generarse sino al vencimiento. El tipo de interés de estos títulos está aún en estudio.

El acuerdo con Francia fue confirmado por el propio presidente Nicolas Sarkozy y todos están a la espera de lo que ocurra en el Parlamento griego en las próximas horas, cuando deben aprobarse los nuevos recortes para poder seguir recibiendo ayuda de sus socios del euro y del FMI.

Elena Salgado, la vicepresidenta económica de España, reconoció que los mercados mantendrán sus dudas hasta último momento para ver la votación en el poder legislativo griego. Son conscientes de la debilidad del poder Ejecutivo de su primer ministro Yorgos Papandreu, y el margen para maniobrar y negociar se ha vuelto muy peligrosamente estrecho.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies