El paro cayó en Junio pero las dudas no decrecen

El mercado laboral en España necesita buenas noticias que sean, cuanto menos, duraderas. De lo contrario las dudas acerca del futuro del empleo siguen acumulándose y la bola se hace cada vez más grande.

En estos días se conocieron los datos del paro en el mes de junio. Y estas cifras indican que se registraron casi 68.000 parados menos que el mes anterior. El dato es alentador, pero no alcanza para poder afirmar que el tema del desempleo ha tomado el camino definitivo de la solución. Más bien supo a poco, a que deberían ser cifras todavía más alentadoras.

Lo concreto es que junio puso un digno broche a un buen segundo trimestre, el mejor de la serie histórica de acuerdo a lo que se preocupó en destacar la secretaria de Estado de Empleo Mari Luz Rodríguez.

En el trimestre en cuestión, las oficinas de empleo contabilizaron 212.000 parados menos, lo que implica el mayor recorte en dicho número en términos absolutos en mucho tiempo. Aún así, el número de parados se mantiene por encima de los 4.000.000 de personas, exactamente 4.121.801 parados. De cualquier forma, recién cuando a fin de mes se publique la EPA, que es el mejor parámetro del mercado laboral, se podrá confirmar o no esta tendencia.

Todavía hay suficientes razones para el recelo en cuanto a la recuperación del empleo. La recuperación económica sigue siendo débil y frágil. Y tan solo unas declaraciones de las autoridades alemanas y la nueva “crisis de los pepinos” Para lastrar la afiliación a la Seguridad Social.

Estos problemas provocaron la interrupción de muchos contratos laborales en el campo y complicaron el panorama de cara al futuro. En provincias como Almería, donde más se notó la crisis de la hortaliza, la caída de la afiliación superó a la de toda España junta.

Pero si hay algún factor que por sí mismo haga dudar de la recuperación del mercado laboral es la propia idiosincrasia de dicho mercado, caracterizado desde siempre por su fuerte tendencia a la estacionalidad. Primavera y verano son épocas propicias para que se cree empleo. Luego la cosa empieza a complicarse nuevamente.
El año anterior una vez pasado el verano, el otoño e invierno demolieron la efímera mejoría y subieron la tasa del paro hasta el recordado 21%.

Habrá que esperar la evolución del mercado una vez terminado el actual verano europeo para ver cómo se encamina la cosa en materia laboral.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies