Para Moody’s muchas entidades europeas suspenderán las pruebas de esfuerzo

Adelantándose a las próximas pruebas de esfuerzo a la banca europea, que desde ya se sabe que serán más estrictas que las que se realizaron en el transcurso del año pasado, la agencia de calificación Moody’s ya anticipó que los resultados que arrojen estas pruebas no van a tener efectos significativos en sus respectivas calificaciones.

La excepción a este supuesto sería que los tests a llevarse a cabo reflejasen todavía más debilidad de la que tiene prevista la agencia para la inmensa mayoría de las entidades financieras de Europa.

Ya Moody’s anticipó en un comunicado sus previsiones: considera que al menos 26 de los 91 Bancos que se van a examinar van a necesitar capital externo para reforzar su solvencia. No especifica cuáles serán esas entidades, pero sí adelanta que serán aquéllas con las notas más bajas de acuerdo a su sistema de calificación, o también aquéllas a las que no califica.

Sucede que las pruebas de esfuerzo que lleva a cabo la Autoridad Europea Bancaria (EBA) tratan de evaluar lo mismo que Moody’s, es decir el riesgo. Entonces los analistas de la agencia no esperan que ningún resultado positivo de las pruebas que lleve a cabo la EBA vaya a tener mucha incidencia en los rátings, al tener ellos sus propios métodos de evaluación.

La idea es que los tests de estrés de EBA van a revelar un estado de debilidad que ya está intrínsecamente valorado en las calificaciones de la calificadora de riesgos. De cualquier forma, y sólo en caso de ser necesario, Moody’s va a responder de manera adecuada ante cualquier eventual debilidad que no se viese reflejada en los rátings.

Por otro lado, Moody’s cree que es positivo el hecho de que EBA ya haya anunciado su intención de implementar medidas de apoyo para todas aquellas entidades que no superen los tests.

Se cree que estas próximas pruebas de esfuerzo tendrán muchos efectos positivos para las entidades bancarias, aún para aquéllas que no consigan sus objetivos. Entre estos efectos se citan tres de importancia: a) los tests ya obligaron a varias entidades a reforzar su capital, b) las entidades se verán obligadas a subir su transparencia por el conocimiento de su exposición a la deuda y c) las entidades se ven obligadas a adaptarse a las exigencias de los reguladores.

En estas pruebas que se avecinan se tomarán escenarios más problemáticos respecto a cuestiones de deuda, con lo que se supone se dará un paso adelante para reforzar la credibilidad del ejercicio, y además no se incluye el supuesto de que un país se declare en cesación de pagos, un riesgo que por estos tiempos sobrevuela de manera preocupante a la Unión Europea, con los casos particulares de Grecia y Portugal.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies