La velocidad máxima volvió a 120 km/h y el crudo subió un 12%

A fines de junio el Consejo de Ministros suspendió la aplicación del límite de velocidad en las autopistas de España de 110 km/h y regresó a los 120 km/h.

Esta decisión coincidió con el precio mínimo del barril de crudo en cuatro meses. Y el por entonces vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba dio por terminado el problema del crudo. Según él, todas las previsiones indicaban que el petróleo continuaría con su tendencia a la baja.

Por ahora las previsiones, como suele suceder últimamente, fallaron. El barril de crudo subió en estas dos últimas semanas un 12% y cerró el viernes de la semana pasada en 118 dólares.

Cuando a fines de febrero, con el barril a 112 dólares, se limitó la velocidad máxima por al menos tres meses para ahorrar combustible. Cuando la norma entro en vigor el 7 de marzo, el Brent ya estaba en 115 dólares.

Los problemas del norte de África subieron el precio del petróleo y este es un problema muy serio para los españoles. En el primer cuatrimestre del año, España importó más de 10.000 millones de euros en productos petrolíferos, casi un 30% más que en el mismo período del 2.010.

Cuando llegó el momento de rever la medida de la velocidad, no se encontró la excusa para justificar que se levantara la restricción: el barril había bajado algo su precio pero continuaba en los altos valores de febrero.

Cuando el 23 de junio, un día antes de la nueva decisión del Consejo de Ministros la AIE liberó 60 millones de barriles de sus reservas, el precio bajó sustancialmente y Rubalcaba con el apoyo de otros ministros pudo volver al límite de velocidad de los 120 km/h, justo antes del inicio de la temporada de verano.

Pero el crudo comenzó de nuevo su carrera de precios ascendente y cuando nuevamente se podía circular a 120 km/h el barril volvió a los 111 dólares, el mismo valor que cuando se tomó la decisión de bajar los límites de velocidad.

Ahora las autoridades están en una encrucijada. Es difícil prever cómo evolucionará el precio del barril de crudo. Se espera que haya volatilidad pero nadie cree en una caída significativa del precio salvo que se produzca una recaída importante en la economía global.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies