China sigue con un crecimiento que puede ser problemático

La economía de China, bajo el gobierno único del Partido Comunista Chino, creció un 9,5% en el segundo trimestre del año comparado con el mismo período del año pasado. Esto implica que el crecimiento de la ahora segunda potencia mundial sigue en valores extremadamente altos, lo que podría causar problemas por el riesgo de sobrecalentamiento.

Pero por otro lado se alejan los temores que algunos tenían acerca de un “duro aterrizaje” de los parámetros económicos chinos. Lo robusto de la actividad económica de margen para luchar contra la inflación, que en la actualidad es el principal problema que enfrenta el gobierno del primer ministro Wen Jiabao.

Las autoridades están obligadas desde hace tiempo a mantener un delicado y difícil equilibrio: garantizar un fuerte crecimiento que dé trabajo a la gran población china y por otro lado evitar un sobrecalentamiento económico y acotar la subida de los precios. Debe recordarse que en junio la inflación trepó al 6,4%, el valor más alto en más de tres años.

La leve desaceleración de la subida del PIB se debió a las medidas adoptadas para frenar el alza de los precios, como por ejemplo limitar la concesión de créditos bancarios. Pekín debió subir cinco veces los tipos de interés desde octubre del año pasado y también obligó a las entidades financieras a subir la cantidad de dinero que deben mantener como reservas intocables.

La producción industrial china subió poco más del 15% en junio, al tiempo que las ventas minoristas lo hicieron casi un 18%.

Se está evidentemente en un contexto de crecimiento sostenido que preocupa a las autoridades por el tema inflacionario, que ya superó ampliamente el 4% que se había fijado para todo el presente año.

Las subidas de precios constituyen un tema muy sensible para la sociedad china, ya que políticamente pueden constituir un factor desestabilizador del tejido social del gigante asiático, amenazando incluso la estabilidad del Gobierno.

La inflación de junio estuvo impulsada sobre todo por un alza del 14% en los alimentos. Basta con mencionar que la carne de cerdo, un elemento básico en la alimentación de los chinos, subió en los últimos tiempos un 57,1%, lo que trajo aparejado más del 20% de la subida de la tasa inflacionaria.

El FMI aseguró el mes pasado que se espera que la economía china crezca cerca del 10% este año, frente a un 2,5% que se espera para la estadounidense y algo menos del 2% para el conjunto de las economías de la Eurozona.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies