Elena Salgado calificó a las agencias de “inoportunas” y “faltas de criterio”

La vicepresidenta para asuntos económicos del Gobierno de España, Elena Salgado, criticó hace ya casi diez días la rebaja de la deuda soberana de Irlanda al nivel de “bono basura”, al tiempo que acusó a las agencias calificadoras de riesgo que en la práctica monopolizan el mercado de carecer por completo de un “criterio de oportunidad” que haga que sus informes no empeoren todavía más las situaciones ya existentes.

En el transcurso de declaraciones que efectuó a los periodistas en el Congreso español, Salgado directamente censuró la decisión de Moody’s de rebajar la calificación de riesgo de la deuda irlandesa hasta el nivel de bono basura, agregando además que no sería extraño que pueda volver a rebajarla hasta colocarla en perspectiva negativa.

Debe recordarse que fue el propio comisario europeo de Asuntos Económicos Olli Rehn quien manifestó que no le parecía razonable rebajar las calificaciones a aquellos países en problemas “que están llevando a cabo planes económicos con actuaciones y decisiones muy planeadas y supervisadas por la Comisión Europea, el BCE y el FMI”.

Rehn coincidió con Salgado en la necesidad de tener siempre un criterio de oportunidad para dar a conocer datos que puedan afectar intereses soberanos, en obvia alusión a la desafortunada información suministrada por Moody’s.

Pia Ahrenkilde, la portavoz de la CE también afirmó desde Bruselas que la decisión es “incomprensible” y el momento de su anuncio es, cuanto menos, “cuestionable e inoportuno”.

Irlanda, que sin dudas es la principal afectada por los informes de Moody’s, denunció la “disparidad” de criterios aplicada por la agencia, ya que según la defensa esgrimida por su Ministerio de Finanzas, la economía irlandesa va por el buen camino “para retornar al crecimiento positivo en el curso de este 2.011 que estamos transitando”.

En esta misma denuncia también se recuerda y se enfatiza que el país cumplió con todos los objetivos fiscales que le fueron fijados hasta ahora por las autoridades de la Unión Europea y el FMI dirigidos a la reducción del déficit, destacando además que el Banco Central de Irlanda tiene suficientes fondos como para cubrir sus necesidades de financiación hasta por lo menos finales del año 2.013.

No es novedad para nadie que las agencias calificadoras de riesgos se convirtieron con sus cuestionadas decisiones en uno de los focos de mayor preocupación y críticas por parte tanto de Bruselas como de la opinión pública en general.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies