La crisis y las últimas decisiones del gobierno de España

El gobierno de España respondió el domingo a la demanda de sus vecinos europeos para que acelere las reformas si es que verdaderamente quiere recibir su apoyo.

Pocas horas antes de la importante reunión que tuvo el BCE para comprar deuda española e italiana, la ministra de economía Elena Salgado reforzó el mensaje de su gobierno en torno a los ajustes, dando algunos detalles del plan que prepara el Ejecutivo español parta la semana entrante. Pidió asimismo “que el BCE haga su tarea y ayude a la estabilidad de los ya tambaleantes mercados de deuda”.

Así pedía la vicepresidenta lo que al final decidió llevar adelante el organismo europeo: ampliar el programa de compra de bonos públicos para poder así incluir la deuda española e italiana y ayudar de esta forma a bajar sus muy elevados intereses.

En estos últimos días Salgado mantuvo muchas conversaciones telefónicas con importantes dirigentes políticos. La última de ellas fue con el secretario del Tesoro de los Estados Unidos Timothy Geithner. También habló con sus pares de Francia, Italia y Alemania, con Jean Claude Juncker, presidente del Eurogrupo, con Olli Rehn y con el gobernador del Banco de España, además del director general de la OCDE.

En todas estas “charlas” Salgado dejó en claro que España está dispuesta a tomar medidas adicionales para evitar una todavía más brusca subida de la desconfianza hacia su real situación económica y financiera.

Estimó en 5.000 millones de euros el dinero adicional que ingresarán a las arcas del Estado provenientes de las medidas previstas por el Consejo de Ministros extraordinario de la semana próxima. Algunas de estas medidas tienen que ver, según se anticipa, con un incremento a cuenta de los pagos que hacen las grandes empresas por el impuesto de sociedades.

Si se piensa que este año ese tributo no espera recaudar más de 16.000 millones de euros, la medida se antoja cuanto menos “heroica”.

Salgado también aseguró que se ayudará a las comunidades autónomas a cumplir sus objetivos de déficit para este año, mediante reducciones del gasto público adicionales.

La ministra quiere calmar a toda costa a los inversores, manifestando que las reglas de gasto que las comunidades se comprometieron a pactar a partir de setiembre estará lista ese mes para que todos los Parlamentos Autonómicos puedan ponerla en práctica antes del final del año.

Salgado también prometió novedades en el empleo ya sea el 19 de agosto o una semana después, flexibilizando los contratos a tiempo parcial para hacerlos más atractivos a los empresarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies