Otra vez la crisis: no bastan las señales de las potencias

Aunque el esfuerzo desesperado que hicieron durante el fin de semana los ministros de economía de las grandes potencias para contrarrestar el pesimismo reinante en todos los mercados mundiales logró evitar al menos por ahora un estado de pánico generalizado, los anuncios que se efectuaron en el transcurso de las reuniones y teleconferencias llevadas a cabo no pudieron llevar la calma necesaria a esos mercados que sin lugar a dudas marcan el pulso de la economía global.

Así es que durante la jornada del lunes prácticamente todas las Bolsas importantes del mundo registraban pérdidas que oscilaban en torno al 2%, una cifra que para muchos es todavía “benigna”, ya que se esperaba una hecatombe todavía peor, la que aún no ha sido descartada para nada por los principales analistas económicos del globo.

Después de que a finales de la semana pasada la agencia de calificación crediticia Standard & Poor’s, una de las tres más importantes del mundo, le rebajara en un hecho sin precedentes en la historia económica moderna la nota a la deuda de los Estados Unidos, y al tiempo que hora tras hora se agudiza la crisis económica por la que atraviesa la deuda soberana de buena parte de los países de la Eurozona, todos los ministros de finanzas del G-7 y el G-20 salieron a dar “claras” muestras de que sus países intervendrán en cuanto sea necesario para evitar que la situación se desmadre por completo y termine en un callejón sin salida que vuelva a retrotraer la economía global a fines del 2.008 y principios del 2.009, un momento de inflexión en la historia económica moderna del cual todavía muchas naciones están tratando de recuperarse totalmente, como es el caso de España e Italia, por citar sólo dos muy importantes países europeos.

Por estas horas las autoridades del Banco Central Europeo (BCE) salieron a anunciar que van a comprar bonos de la deuda de España e Italia en un desesperado intento de darle aire a esos mercados, que se encuentran en una situación poco menos que asfixiante, de acuerdo a la opinión de muchos.

Ese aire podría producirse si Madrid y Roma cumplen con sus compromisos de recorte del gasto público, cosa que muchos dudan que se lleve a cabo tal como fue prometido.

Ayer lunes las principales Bolsas del mundo operaban a la baja sin excepción, con un promedio de entre el 2 y el 3% para las asiáticas y europeas y un desplome superior al 4% para Wall Street.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies