El G-20 asegura que garantizará la estabilidad en los mercados

De la misma forma en que lo han hecho los integrantes del exclusivo grupo del G-7, los Bancos Centrales y los ministros de Economía de las naciones que forman el G-20 se comprometieron en las reuniones presenciales y a través de teleconferencias de las últimas horas a llevar adelante y poner en marcha “todas las medidas que sean necesarias” para respaldar de forma fehaciente y concreta la estabilidad financiera global, promoviendo a través de iniciativas “realizables” un crecimiento económico más fuerte y que genere mejoras en el campo laboral internacional, después de los momentos de incertidumbre que se abrieron debido a los problemas fiscales que reaparecieron con inusitada fuerza en los Estados Unidos y varios países de la Eurozona.

Pero a diferencia del G-7, que nuclea a los siete países más industrializados del mundo al menos en los papeles, el formato del G-20 está ampliado e incluye entre sus miembros a China, una nación que en los últimos tiempos se transformó en uno de los prestamistas claves y más importantes para la casi totalidad de las grandes potencias occidentales, todas miembros del G-7.

Allí es donde reside la importancia del G-20 en general y de China en particular en esta nueva e intrincada red económica y financiera mundial.

El comunicado de la reunión llevada a cabo por los ministros de finanzas del G-20 a través de una videoconferencia el domingo pasado expresa textualmente que “los ministros de Economía y los gobernadores de los bancos centrales del G20 afirmamos nuestros compromiso de adoptar todas las medidas necesarias para respaldar la estabilidad financiera y promover un crecimiento económico más fuerte en un espíritu de cooperación y confianza”. Recordemos que actualmente la presidencia del G-20 está en manos de Francia, es decir de un país de la región del euro directamente involucrado en los problemas que aquejan a la moneda común europea.

Ante la posibilidad cierta de que comiencen lamentablemente a repetirse los estados de situación que hacia fines del 2.008 dieron inicio a la crisis económica global que convirtió a las finanzas de todo el globo en un verdadero tembladeral, por problemas directos o heredados indirectamente de los socios comerciales de los distintos países, los integrantes del G-20 aseguraron que seguirán en estrecho contacto en el curso de las próximas semanas para poder así estar listos a adoptar medidas que garanticen la estabilidad financiera mundial y la liquidez en todos los mercados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies