S&P le rebaja la calificación a Telefónica

La cada vez más cuestionada a nivel internacional agencia de calificación crediticia Standard & Poor’s (S&P) le rebajó un escalón la nota crediticia de la empresa española Telefónica, llevándola desde A- a BBB+. De cualquier forma la empresa quedó con perspectivas de estabilidad, después de haber modificado a la baja sus previsiones de crecimiento como consecuencia directa de los problemas que presenta por estos días el mercado económico de España.

La nueva calificación de la compañía se corresponde con un grado de inversión “satisfactorio” y en la jerga de las calificadoras equivale a un suficiente alto.
En el comunicado que dio a conocer la agencia se destaca que, habida cuenta de lo que se considera una agresiva política de distribución de dividendos, la baja en la deuda de Telefónica será seguramente inferior a la que estaba prevista hasta ahora.

Lo cierto es que la empresa terminó el mes de junio con beneficios de poco más de 3.160 millones de euros, lo que de cualquier forma es un 16,3% menos que los resultados para el mismo período del año anterior, y esto se debe a la evolución de sus negocios en territorio español y a la caída de su participación en Telecom Italia, lo que le hizo perder más de 350 millones de la moneda común.

Ni siquiera el buen resultado obtenido por la empresa en Brasil alcanzó para compensar las pérdidas en España e Italia.

Entonces S&P cree que el crecimiento de la compañía va a ser más débil de o que estaba previsto a principios de año, porque siguen las presiones sobre el mercado español y el impulso que provenga de Latinoamérica casi seguramente será menor al esperado, ya que en esa importante región emergente del mundo se han incrementado los riesgos regulatorios en los mercados de varios países.

De cualquier manera, la perspectiva para Telefónica es estable, ya que se pronostica que el grupo va a mantener una adecuada liquidez activa y podrá revertir la actual situación en no más de dos años.

Telefónica de España es la mayor empresa cotizada en Bolsa del país, y sus acciones recibieron la decisión de S&P con una caída que alcanzó en su punto más alto el 2,3%, a pesar de lo cual después moderaron las pérdidas el jueves y al cierre de la sesión de ese día habían subido casi un 3% siguiendo al rebote generalizado de la Bolsa española, que en esa jornada y en concordancia con el resto de las Bolsas europeas subió un 3,56%.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies