España exporta a la UE por primera vez más de lo que importa

Por los efectos de la crisis económica, España se ha visto obligada en los últimos tiempos a abandonar el cumplimiento a rajatablas de la fórmula consumir y construir para crecer. Tuvo que dar un paso hacia un modelo productivo que, sólo el tiempo lo dirá, puede resultado aún más equilibrado.

Las exportaciones venían creciendo desde antes de la última recesión, y se disparó todavía más a partir del año 2.010. Un dato muy significativo es que durante el primer semestre de este año, los españoles tuvieron por primera vez superávit comercial con el resto de la Unión Europea en el acumulado de estos seis meses. Y no sólo eso: en el segundo trimestre también se registró por vez primera una balanza comercial favorable con los países de la OCDE.

El saldo comercial mejoró significativamente porque la caída del consumo interno en España hizo caer las importaciones, pero también por el muy buen comportamiento que tuvieron las ventas al exterior.

Muchos analistas de reconocida trayectoria, como Sara Baliña de AFI y Rafael Pampillón, profesor del IE Bussines School, aseguran que “nunca se ha visto un escenario de exportaciones tan dinámicas e importaciones tan estancadas”, lo que explica de manera indubitable el buen resultado de la balanza comercial española.

En el período enero/junio de este año las ventas al exterior alcanzaron los 106.363 millones de euros, mientras que las compras al resto del mundo llegaron a los 130.400 millones de la moneda común. Así es que España sigue presentando déficit comercial con el resto del mundo, pero éste se redujo con la UE en un 8,3%, siendo la energía la responsable de la mayor parte del desequilibrio, ya que de los 24.000 de saldo negativo con el resto del mundo, casi 21.000 o sea el 86% corresponden a déficit energético.

Lo concreto es que tanto el superávit con la UE como con la OCDE marcan el inicio de un cambio de tendencia, de acuerdo a la opinión contundente de los analistas citados.

Pero de cualquier forma hay importantes dudas sobre el futuro inmediato. El principal problema radica en el estancamiento económico y el peligro cada vez más latente de una nueva recesión internacional.

España es una fuerte exportadora de bienes intermedios, y este es un hecho muy sensible a los ciclos de capital.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies