Zapatero pidió ayuda a los agentes sociales por el grave problema económico

Una nueva recesión en el horizonte, la presión de los mercados y las exigencias del BCE para comprar deuda de España llevaron al presidente del gobierno José Luis Rodríguez Zapatero a solicitarles ayuda a empresarios y sindicatos para poder hacer frente al temporal.

El pasado miércoles 17, el presidente convocó a una reunión “secreta” que ahora ha salido a la luz en La Moncloa a los líderes de la CEOE, CC OO y UGT. El motivo, una petición: que se prolongue hasta el año 2.014 el acuerdo de negociación colectiva que termina el año próximo. Y es en el 2.014 en que se debe llegar a un déficit del PIB del 3%, por lo cual la fecha no caprichosa ni azarosa.

La petición de Zapatero ya tuvo sus primeros frutos, puesto que sindicatos y patronal se reunieron con posterioridad para desbloquear la negociación colectiva del 2.011 como un paso previo al pedido de prórroga del gobierno.

El BCE le envió a Zapatero una carta pidiéndole varias medidas, entre ellas una moderación en los costes empresariales, es decir: contención salarial.

Por eso el titular del ejecutivo pidió en la nota previa a la reunión que se establezcan como criterios de revisión salarial la inflación prevista y la evolución de la productividad en cada empresa en particular.

Fue en esa reunión que Méndez y Toxo, los líderes sindicales, aceptaron las reglas del juego y reclamaron a cambio estadísticas creíbles sobre la evolución de los salarios en territorio español. Aseguran que los datos del Ministerio de Trabajo que hablan de una subida de los salarios del 2,6% son exagerados, y exigen un cambio en la política económica para poder alcanzar un pacto de rentas. O sea un esfuerzo que compartan todos los estamentos sociales y no sólo los trabajadores del sector privado.

También la patronal se mostró predispuesta a la propuesta del Ejecutivo pero aclaró que los tiempos que se manejan son “cortos” y eso podría complicar la puesta en marcha de las medidas. Esto fue interpretado como una negativa a firmar ningún acuerdo antes de las legislativas del próximo 20 de noviembre.

En el encuentro que se llevó a cabo como dijimos el 17 de agosto pasado por la mañana, estuvieron presentes Rodríguez Zapatero, Toxo, Méndez, Rosell y el ministro de Trabajo Valeriano Gómez. En él se acordó que sindicatos y patronal se reúnan “a la mayor brevedad posible” para destrabar este intrincado problema que afecta a toda la sociedad española.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies