Los mercados no se hacen eco de las reformas propuestas por el Gobierno

Cuando faltan apenas tres meses para las elecciones generales en España, los mercados no encuentran aún explicación a las reformas del gobierno para reforzar la austeridad fiscal, y entonces no quieren hacer apuestas en la economía española.

Una de las razones básicas del acuerdo entre el PP y el PSOE es recuperar la confianza de los inversores internacionales. Pero al parecer éstos no se dieron todavía por enterados.

Cuando el viernes pasado el pacto entre los dos partidos ya era conocido, la Bolsa española cerró la sesión liderando las caídas de las bolsas europeas, con una baja del 1,4%, mientras que la prima de riesgo de los bonos españoles también subió, en una clara señal de que la desconfianza en la economía española sigue intacta.

La decisión tomada en el pacto de limitar el déficit estructural al 0,4% del PIB de España a partir del año 2.020 al parecer no tuvo incidencia en la decisión de los inversores, preocupados en asuntos más apremiantes que en la evolución de la economía a largo plazo. Estos asuntos podrían resumirse en los datos que indican la recaída de las economías más avanzadas de la región, donde España creció apenas un 0,2% 2n el primer trimestre, en las dudas que genera el nuevo fondo de rescate de la UE y en la imposibilidad de la banca europea de recuperar la liquidez.

Para Jesús Fernández-Villaverde, profesor de economía en una prestigiosa Universidad de Estados Unidos, el acuerdo alcanzado genera más excepciones y posibilidad de cambios en el futuro que certezas.

Falta además detallar todo lo concerniente a los detalles de la nueva ley orgánica, que es donde seguramente estará el centro de la cuestión. Afirma también que lo “relevante” de la reforma es que se aplicará automáticamente a todos los niveles de la Administración, incluidas las comunidades autónomas, uno de los puntos más conflictivos de la actualidad española.

Fernández-Villaverde confía en que finalmente los mercados internacionales van a valorar las nuevas reglas de juego que propone el gobierno de España, sobre todo el hecho de reforzar el aspecto negociador de los españoles con el Banco Central Europeo y con Alemania.

Ésta última, junto a sus aliados los franceses, reclama sin descanso un mayor compromiso del resto de las naciones de la Eurozona para lograr la estabilidad presupuestaria necesaria para comenzar el largo y duro camino de recuperación de la nueva y actual crisis.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies