S&P también revé su previsión de crecimiento para la Eurozona

La agencia de calificación de riesgos Standard & Poor’s, últimamente en el ojo de la tormenta por críticas que le han hecho desde varios gobiernos y organismos internacionales, bajó en los últimos días la previsión de crecimiento para toda la Eurozona en este año 2.011 desde el 1,9% hasta el 1,7%.

De esta forma se hace eco del recorte que también hizo el FMI, el presidente del BCE Jean-Claude Trichet y algunos países en forma aislada como es el caso de Francia.

Los analistas de S&P creen que la economía de la zona euro va a crecer menos de lo previsto pero no ve en el horizonte cercano el riesgo de una nueva recesión. Al respecto indican que si bien las economías europeas tuvieron un receso en el segundo trimestre del año, no es dable esperar una nueva recesión al menos en los próximos 18 meses.

En el caso particular de España, la agencia espera un crecimiento total del 0,8% para el presente año, o sea la misma que estima el Banco de España pero por debajo de las previsiones del gobierno.

Un informe que se dio a conocer acerca de la confianza de empresas y consumidores en toda la Eurozona da perspectivas negativas en el corto plazo. En agosto este índice de confianza arrojó su mayor caída desde fines del 2.008, llegando a los 98,3 puntos a partir de los 103 que se habían medido en julio pasado. Estos datos fueron confirmados por los técnicos de la Comisión Europea.

Varios gobiernos europeos han puesto en marcha exigentes recortes presupuestarios para contener el déficit fiscal, y estos recortes son para muchos expertos los responsables en buena medida de la desaceleración de la economía.

El temor a una nueva recesión ha puesto en guardia a los inversores internacionales, los que por el momento optan por regresar a valores más seguros de deudas soberanas, como es el caso de los bonos alemanes.

Es por eso que la prima de riesgo de varios países, como es el caso español, está por estos últimos días subiendo alrededor de 10 puntos básicos y se acerca peligrosamente a los 290. El caso de Italia es todavía algo más complicado puesto que su prima de riesgo llegó a tocar los 300 puntos básicos, cosa que no ocurría desde que el BCE comenzó a comprar bonos de la deuda tanto italiana como española.

Recordemos que antes de esas compras, ambas primas rebasaron los 400 puntos básicos, algo que nunca había ocurrido desde el nacimiento del euro.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies