Hubo un estancamiento tributario en los primeros siete meses del año

Una de las maneras más claras de ver cómo va el rumbo de la actividad económica de un país es mediante los ingresos que provienen de la recaudación de impuestos.

Y en España, de acuerdo a los datos de la ejecución tributaria de julio, recientemente dados a conocer por el Ministerio de Economía, se verificó que los ingresos por tributos crecieron apenas un 1% en los siete primeros meses del año.

Pero a pesar de este desalentador dato, el déficit declarado de la Administración Central al parecer sigue bajo control, ya que el recorte del gasto público permite incluso una leve mejora del mismo del orden del 2,1% del PIB español.

Economía admitió por nota junto a los datos presupuestarios que hay una “ralentización temporal” de las entradas por ingresos tributarios.

Además menciona que hay retenciones de capital por el vencimiento de la deuda pública que se harán en agosto, cuando el año pasado se hicieron en julio.

Incluso si se tienen en cuenta estos diferentes tiempos y ritmos de devoluciones o calendarios de ingresos, la subida de la recaudación tributaria habría sido de cerca del 3%, mientras que lo que prevé el Presupuesto de 2.011 para todo el año es un aumento del 6,2%.

En la caída de la recaudación de julio lo más significativo es la merma en el IVA, que por otro lado había sido una desaceleración anunciada.

Es que por la suba en este impuesto se habían acumulado incrementos anuales muy significativos, pero ese incremento a partir de ahora comenzará a diluirse en las comparaciones interanuales.

También se suma al frenazo del IVA el débil comportamiento de los impuestos especiales, ya que los tributos indirectos apenas si suman un 2% más que el año anterior.

El más significativo, y por la escalada en los precios de los carburantes que trajo aparejado una merma en el consumo, es el retroceso en la recaudación del impuesto sobre los hidrocarburos, el que cayó un 6,3% en la comparación interanual.

Y los impuestos directos se comportaron todavía peor, al arrojar una caída del 0,2% comparados con los del 2.010.

El impuesto de sociedades vuelve a ganar triste protagonismo, ya que en período en cuestión ingresó un 24% menos que el año pasado.

Es por esto que el gobierno aprobó hace apenas unos días varias medidas para neutralizar la merma de ingresos provenientes de este muy importante impuesto. Todo queda a la espera de ver si estas medidas dan el resultado esperado.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies