España avanza en el tema competitividad a pesar de los problemas

De acuerdo al informe publicado recientemente por el Foro de Davos, España es el país desarrollado que más avanza en la competitividad.

Estos datos muestran, en definitiva, la capacidad de cada Estado de crecer más rápidamente que el resto.

Para llegar a esta conclusión se toman en cuenta factores muy variados, como el acceso a la financiación o la calidad de la salud pública. Y de un total de 142 Estados, España pasó del puesto 42 que tenía el año pasado al 36 en esta oportunidad. Pero hay que tener en cuenta que esta mejoría se debe en parte no a méritos propios sino al empeoramiento de las condiciones en los países que la superaban en el anterior ránking, puesto que su nota global no varió y se mantiene en 4,5.

Además la mejora no le alcanza para recuperar el lugar que tenía en el año 2.008, cuando estaba entre los 30 países con mayores posibilidades de crecimiento.

Frente a las grandes potencias de la Unión Europea, sólo Italia sale peor parada en las actuales circunstancias.

El índice del Foro se hizo a partir de unas 13.000 entrevistas que se realizaron entre febrero y mayo de este año a directivos de todo el mundo, 103 de los cuales fueron españoles. España registra según la opinión de los entrevistados leves mejoras en infraestructura, salud e innovaciones, y sigue destacándose en cuestiones como la educación superior y la cultura de negocios.

Pero la situación varía mucho cuando las preguntas son acerca de los problemas en el campo laboral pese a la puesta en marcha de la reforma de junio del año pasado, o la opinión de los consultados sobre el deterioro de la opinión sobre el sistema financiero español.

En el primer ítem, España se ubica en el furgón de cola incluso por detrás de países como Ruanda. Y es que la percepción de los empresarios españoles sobre el futuro laboral del país es muy crítica y no existe ninguna confianza de que la reforma gubernamental funcione.

Según el informe, en el mundo sólo hay seis países donde para los empresarios contratar y despedir es más difícil que en España.

Y es en la percepción financiera donde España sufre la peor caída de 30 puestos hasta la ubicación 73.

No sorprende esta caída ya que, según los expertos, los empresarios “ya piensan más en la crisis de deuda y en la preocupación general que existe sobre los mercados financieros” que en los ratios de capital o en los balances, donde la banca española se muestra todavía fuerte.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies