La venta de viviendas, en la mayor caída desde 2.004

Ya pasaron más de tres años del tristemente célebre pinchazo de la burbuja inmobiliaria y el mercado de la vivienda en España continúa sin poder levantar cabeza, más allá de algunas mejoras leves y temporarias. Es el día de hoy que todavía se da el “lujo” de marcar uno tras otro récords negativos.

El Ministerio de Fomento anunció hace pocos días que entre abril y junio el número de transacciones inmobiliarias cayó nada menos que el 40,7% frente al mismo trimestre del año pasado.

Recordemos que fue en aquel trimestre en el que la subida del IVA le dio un temporal envión al mercado de la vivienda.

Sin embargo, frente al primer trimestre con el que arrancó este año las compraventas subieron un 20%, pero esto es debido a un tema de estacionalidad.

Teniendo en cuenta que las operaciones inmobiliarias se suelen concentrar en el segundo y cuarto trimestre de cada año, los temores a que este 2.011 vuelva a ser un muy mal año para el sector de la construcción están ganando cada vez más adeptos.

Esta caída de casi el 41% en las viviendas vendidas en el segundo trimestre supone el mayor ritmo de caída desde que en el 2.004 el departamento a cargo de José Blanco recoge los datos pertinentes.

Hasta ahora las palmas se las llevaba el cuarto trimestre del 2.008, en plena crisis inmobiliaria, cuando las ventas cayeron un 34,7%.

Las causas de este desplome en las ventas deben ser buscadas obviamente en la crisis económica y el altísimo nivel del paro, lo que desmotiva a los pocos posibles compradores, y las dificultades casi insalvables para conseguir una hipoteca, puesto que el crédito hipotecario cayó ya alrededor del 40%.

Los precios desde el inicio de la crisis cayeron un 22%, pero este recorte no fue suficiente para absorber el exceso de viviendas que permanecen sin poder ser vendidas.

Fernando Encinar, del portal inmobiliario Idealista, asegura que el desplome en las ventas confirma la profunda crisis que no deja al sector, y cree que en la actualidad el problema se solucionaría sólo a través de una inédita caída de los precios de las viviendas, cosa poco probable.

El conocido analista afirma que “sólo rebajando las ofertas podrán los vendedores cerrar operaciones, ya que ni los bancos van a flexibilizar la concesión de créditos, ni se espera una mejora sustancial en los datos de empleo”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies