Los Bancos españoles piden prestado más dinero al BCE

Es lamentablemente un círculo vicioso difícil de romper. La desconfianza volvió a ganar terreno en los mercados financieros y entonces los Bancos se cuidan más de prestarse dinero entre sí.

Es así que las entidades españolas, que encima cargan con el peso de tener que llevar la marca “España” en estos complicados momentos para la economía del país, debieron dar rienda suelta al recurso de acudir al Banco Central Europeo para mantener sus niveles mínimos de liquidez.

De acuerdo a lo que publicó el Banco de España, las entidades nucleadas en la Asociación Española de Banca subieron durante el mes de agosto un 34% la cantidad de dinero que debieron pedir al organismo presidido por Jean-Claude Trichet. Este dato contrasta con el que confirma que el organismo redujo el total de capital que debió entregar al conjunto de las entidades europeas.

Las entidades españolas solicitaron en total casi 70.000 millones de euros al BCE durante el mes de agosto, la cifra más alta en prácticamente un año.

Esta cantidad representa el 21% del total que el BCE debió entregar a todas las entidades bancarias de Europa, lo que también es el nivel más alto desde setiembre del año pasado. El dato es todavía más preocupante si tenemos en cuenta el peso relativo del sistema financiero español en la Eurozona, el que no supera el 12% del total.

Un retorno a la normalidad sería bajar los pedidos de dinero al BCE a ese nivel, pero eso por ahora parece una “misión imposible”.

Ahora bien, en relación a los datos de todo el eurosistema, el dinero que el BCE debió facilitar a la Banca europea bajó un 8% en agosto para ubicarse en torno a los 327.000 millones de la moneda común.

Pero si el caso de España es preocupante, el de Italia lo es todavía más.

Los Bancos itálicos debieron pedir al BCE más de 85.000 millones de euros, un 26% del total entregado y una cifra que duplica a la que debió pedir en junio, apenas dos meses atrás.

Al inicio de esta última crisis el BCE puso en marcha medidas sin precedentes para ayudar a las entidades de los países bajo presión en los mercados internacionales. Gracias a esta decisión los Bancos españoles pudieron hacer frente al cierre casi total del crédito interbancario, evitando así los costes extraordinarios que les exigen para conseguir capital a través de las vías tradicionales.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies