Estiman que España necesita no menos de 2,2 millones de nuevos empleos

De acuerdo a lo que advirtieron los especialistas de la OCDE, En España deberían crearse no menos de 2,2 millones de empleos para que la tasa de paro retorne a los niveles previos a la crisis económica global.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico calificó como “preocupante” la subida en el número de desempleados de larga duración, es decir aquellos que hace más de un año que debieron abandonar el mercado laboral español.

En su informe anual sobre el tema del empleo, el organismo además indica que en sus estimaciones más recientes se estima que los muy elevados índices de desempleo en España van a persistir al menos hasta bien entrado el año próximo.

Debemos recordar que en el pasado mes de julio, y según datos de la propia OCDE, el índice de parados alcanzó en España el 21,2%, lo cual casi triplica el índice medio de la organización que es del 8,2%, y constituye un guarismo que no presenta antecedentes en recesiones anteriores.

El organismo tiene en cuenta particularmente la cantidad de trabajadores que estuvieron sin empleo en el transcurso de los últimos doce meses, asegurando que ese número prácticamente se duplicó desde el inicio de la crisis.

Por otra parte, el informe destaca que alrededor del 75% de los parados de larga duración son trabajadores de una edad comprendida entre los 25 y los 54 años y que además de esta cifra dos tercios de ellos tienen cualificaciones bajas como para poder aspirar a una pronta reinserción en el mercado laboral.

Es así que la capacidad laboral de estos trabajadores puede sufrir una degradación con el tiempo y entonces los empleadores podrían preferir al momento de contratar a alguien a aquellos que tengan una experiencia laboral más reciente, con lo que se formaría un círculo vicioso de consecuencias imprevisibles.

Por otro lado la OCDE “avisa” que el ajuste en el mercado laboral de España se produjo en su mayor parte por la vía de la pérdida de empleos, más que por ajustes en los salarios o en la cantidad de horas trabajadas. Destaca que en territorio español hay un mercado dual que permite que sea para los empleadores más sencillo deshacerse de los trabajadores temporales al momento de empeorar las condiciones económicas.

Desde finales del 2.007, el 90% de los empleos perdidos en España fueron temporales. Entonces el trabajo temporal ha caído desde entonces en alrededor de un tercio, frente a tan sólo el 3% de reducción del empleo fijo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies